Friday, August 3, 2018

LAS PALABRAS Y LA DEMOCRACIA


Ricardo Valenzuela
Image result for democracia cartoon
Una razón de suma importancia que provocaba hombres como Washington, Jefferson, Franklin, John Adams, Madison, Monroe, en lo mas intenso de sus pinceladas para construir el nuevo país, era el gran temor que ellos tenían a la democracia. Eran hombres brillantes y educados, pues cada uno de ellos había tenido la educación similar a la de un caballero inglés. Es decir, conocían la filosofía y la historia de todo el pasado europeo que les habían inculcado antes de los 12 años. Entonces, cuando alcanzaban la edad adecuada para pensar por ellos mismos, tenían ya miles de años de experiencia humana con todo tipo de gobierno, para pensar y analizar.

En aquel entonces este conocimiento era considerado imprescindible para cada hombre cuyo nacimiento le permitía participar en el gobierno de su país. También ellos conocían el significado de cada palabra que usaban; ellos entendían griego y latín, o, raíces anglosajonas. Hasta hace menos de cien años, este conocimiento era considerado indispensable en las escuelas de EU. Todos los alumnos, al llegar a los trece y catorce años, habían ya aprendido historia, etimología, y gramática desde la edad de seis, evitando así la repetición hasta que los hechos quedaran fijados en sus mentes, y aprendían a pensar con profundidad.


Hoy día la confusión en el significado de las palabras alrededor del mundo es un peligro para la humanidad. Ya no hay escuelas que requieran a los estudiantes analizar sus palabras para encontrar sus raíces, y así entender que es realmente lo que dicen cuando hablan. Pero durante muchos años los disciplinados miembros de los partidos comunistas, deliberadamente habían estado siguiendo las instrucciones de Lenin; “Primero hay que confundir el vocabulario”. El pensar solo se puede hacer utilizando palabras, y un pensamiento certero requiere de palabras de significado preciso. La comunicación entre seres humanos es imposible sin palabras cuyo significado preciso sea generalmente entendido.

Confunde el vocabulario, y la gente no sabe ni entiende lo que está sucediendo; ellos no pueden comunicar una alarma; no pueden lograr ningún propósito común. Confunde el vocabulario, y millones permanecen indefensos ante un pequeño disciplinado número, que saben y conocen el significado de cada palabra cuando están hablando. Hoy día, cuando escuchamos la palabra democracia ¿Qué es lo que entendemos?

Estos EU e Inglaterra, el Imperio Británico, Noruega, Suecia, Dinamarca y Bélgica, parte de Francia, Finlandia cuando los rusos los atacaron pero no cuando Finlandia atacó a Rusia; Rusia cuando los rusos lucharon contra los alemanes pero no cuando Stalin firmara un pacto con Hitler; los reinos y dictaduras de los Balcanes; seguridad económica y seguridad compulsiva total y  la revisión del sistema para cobro de cuotas en los sindicatos; el sentido americano de igualdad humana, voto para todo mundo, socialismo y comunismo y la causa española por la cual lucharon republicanos, socialistas, demócratas, sindicalistas, anarquistas, comunistas rusos y americanos en sus lucha, libertad, derechos humanos, dignidad humana y decencia común.

Es decir, la palabra no tiene significado porque ha sido destruido. Alguna vez fue una palabra sólida. Y es una palabra necesaria porque no hay otra que describa su significado real. Demo-cracia significa el mandato de la gente; así como monarquía significa el mandato de una persona. Demos, la gente, fue una fantasía inventada por los griegos del pasado, buscando una autoridad que imaginaron podría controlar al hombre. A este fantasía le colgaron el significado de dios, que siempre se ha atado a cualquier forma de autoridad, y aun hay gente que creen que “la voz de la Gente es la voz de dios”. La gente no existe. Son los individuos los que componen cualquier grupo o tribu. Entonces, en la práctica, cualquier intento de establecer democracia es un intento para hacer que la mayoría en un grupo actúe como gobernante de ese grupo.

Si analizamos todo este panorama con buena puntería, no como fantasía, sino aplicado a nuestras propias experiencias en grupos en donde hemos participado u observado, pienso entenderemos por qué, cómo cada intento para establecer democracia ha fracasado.

Aun cuando no hay razón para suponer que el mandato de la mayoría sería deseable, aun si fuera posible. No hay moralidad ni eficiencia solo en los números. Noventa y nueve personas no garantiza que estén en lo correcto, o mas correcto que una sola. En los papeles Federalistas, Madison expuso la razón por la cual cada intento para establecer democracia termina en tiranía:

“Una democracia pura no puede admitir cura por los malos comportamientos de la pandilla. Una pasión o interés común arropará a esa mayoría, pero no habrá forma de vigilar ni neutralizar la tendencia para sacrificar al grupo débil. Por lo tanto, las democracias nunca han sido compatibles con la seguridad personal, con los derechos de propiedad, la libertad, siempre han tenido corta vida y han muerto violentamente”.

Los patriotas que fueran responsables de salvar la revolución americana tenían un gran temor que la democracia la destruyera. Los americanos desconocidos, durante años se habían rebelado contra la autoridad; cada uno de ellos había estado comprometido para “hacer lo que era justo y verdadero ante sus ojos”. Pero ellos no tenían conocimientos de griego o latín, no tenían idea de los fracasados esfuerzos previos para lograr que la democracia funcionara, y ellos continuaban gritando democracia. Por otra parte, terratenientes, banqueros, comerciantes ricos, especuladores, liderados por Alexander Hamilton, un aventurero ilegitimo de las West Indies que, sin duda, también era un genio, demandaban una monarquía americana. Los verdaderos revolucionarios, al firmar la Declaración de Independencia y de libertad individual, se comprometían no solo a ganar la guerra que parecía algo imposible, pero también a crear una clase de gobierno totalmente nuevo y diferente.

Ellos enfrentaban el poder armado del Imperio Británico, contando con trece colonias desorganizadas, colonias combatiendo sin elementos, y dos grandes peligros que las amenazaran: Monarquía y democracia. Ellos no hablaban de “la gente”. Repetían incoherencias acerca de la ciencia y la Ley Natural, la era de la razón. Tampoco hablaban de la noble naturaleza del Hombre Natural, ellos eran realistas. Ellos no depositaban sus ilusiones en el hombre, pero sabían que todos los hombres debían ser libres. Con firmeza se enfrentaron a monarquía y democracia, porque ellos sabían que cuando el hombre (set up) una autoridad imaginaria armada con fuerza, destruyen la oportunidad de ejercer su libertad natural.

Como hombres educados, ellos habían estudiado la infinidad de intentos para establecer democracia. Los resultados habían sido claros desde hacía 2,500 años en Grecia. La democracia no funciona, no puede funcionar porque cada hombre debe ser libre. El no puede transferir su inalienable derecho a su vida y libertad a nadie y a nada. Y cuando trata de hacerlo, el trata de obedecer una Autoridad que no existe. No importa la clase de Autoridad que imagine Zeus, Júpiter, o Necesidad Económica, el deseo de las Masas, la voz de la gente, la terca realidad es que no hay Autoridad de cualquier clase que controle a individuos. Ellos se controlan a sí mismos       

Cuando un gran número de individuos falsamente cree que la mayoría es realmente una Autoridad que tiene el derecho de controlarlos, pasan a permitir que la mayoría elija un hombre para actuar como gobierno. Ellos piensan y aceptan que la mayoría ha transferido a ese hombre su derecho para controlar a todos los que viven bajo ese gobierno. Pero el gobierno no es una autoridad controladora; es el uso de la fuerza, es la policía, el ejercito; no debe controlar a nadie, no puede impedir, restringir, o detener a nadie el uso de su energía

Y cuando la mayoría apoya a quien han elegido, nadie supervisa la forma en que está utilizando la fuerza contra la minoría. Es cuando el que han elegido como líder de esa democracia, rápidamente se convierte en un tirano, y esa el inicio de la violenta muerte de la democracia. Esto es lo que siempre ocurre. Ocurrió en Atenas hace 25 siglos, ocurrió en Francia en 1804, cuando una arrolladora mayoría eligió al Emperador Napoleón. Igualmente ocurrió en Alemania en 1932, cuando la mayoría de los alemanes—seducidos por una pasión común de comida y orden social—elegían a Hitler. Y esa fue la mas violenta de las muertes de la democracia.
Post a Comment