Sunday, June 3, 2018

YO SOY MEXICANO....MUY ACOMPLEJADO


REFLEXIONES LIBERTARIAS
Ricardo Valenzuela

“El final se acerca ya, lo esperaré serenamente”. Paul Anka
Image result for paco calderon almo caricaturas
Cuando el liberalismo echaba sus raíces durante el siglo 18 y principios del siglo 19, el objetivo era abolir la servidumbre en Europa y la esclavitud de los negros en sus diferentes colonias. Pero muchos humanitarios se declaraban en oposición. Las razones que exponían eran que la gente estaba acostumbrada a su cautiverio. Que no estaban listos para la libertad y no sabrían cómo usarla. Que el destetarlos de sus dueños sería catastrófico para ellos. Que su emancipación no solo fallaría para darles algo de valor, sino que sería empeorar sus condiciones. Pero lo que era asombroso es que estos mismos puntos de vista eran también expresados por los esclavos, que, en algunos casos al ser liberados, ofrecían sus servicios todavía como esclavos.
 
La verdadera raíz de la oposición a este mundo de libertad no se puede encontrar utilizando el método de la razón. Porque esta actitud no emerge de la razón, sino de una patológica actitud mental de resentimiento y de una condición neurasténica que se conoce como el complejo de Fourier. Resentimiento y envidia malevolente hacen una importante aportación al proceso. El resentimiento opera cuando alguien odia tanto algo o alguien más por sus condiciones más favorables, y ellos están preparados para sufrir grandes pérdidas si es que esa fuente de su odio, envidia y resentimiento también sufre. Atacan las circunstancias sabiendo que lo que ofrecen es algo peor. Pero aun sabiéndolo no les importa, y ellos siguen luchando por ese cambio porque esperan que el rico, que ellos envidian, también sufrirá. Y normalmente el cambio que promueven es el socialismo porque, según ellos, en aspectos materiales será más fácil de aceptar sus vidas porque nadie estará mejor que su vecino.

Se podría pensar que ese resentimiento se puede enfrentar con las armas de la razón. Porque, supuestamente, no es tan difícil hacer entender a una persona inteligente ahogada por el resentimiento que, para él o ella, lo importante, lógico y moral, no es empeorar las condiciones de quienes son mejores que las suyas, sino dedicarse a mejorar las de él o ella. Pero el complejo de Fourier es mucho más difícil de combatir, porque esto es una seria enfermedad del sistema nervioso, una neurosis que es algo más del campo de los psicólogos no de los legisladores. El fracaso de los seres humanos para lograr sus sueños, sus esperanzas, la frustración por sus condiciones, su propio esquema inadecuando ante las tareas que el mismo ha creado, constituye una dolorosa experiencia.

El espíritu valiente no puede ser vencido por ninguna tragedia terrenal, y no necesita buscar refugio y consuelo abrazando una mentira. Si el éxito no le llega, si las vicisitudes del destino destrozan lo que construyó en años de duro trabajo, él simplemente multiplica su esfuerzo y sigue adelante. Los neuróticos no pueden soportar la vida como es, para ellos es muy cruda, muy ruda, y buscan refugio en la desilusión. Una desilusión que, de acuerdo con Freud es, “algo que ha deseado y no consigue, y busca una clase de consuelo”. Una forma de consolación que se caracteriza por su resistencia para el uso de la lógica y la realidad. Se envuelven en lo profundo de su océano de la irrealidad y no hay manera de rescatarlos.   

México en estos momentos sufre el complejo de Fourier, pero versión enguarachada. Hace tiempo publiqué una nota advirtiendo a los gringos no beber el agua en sus viajes a nuestro país, no por el peligro de contraer la venganza de Moctezuma. La verdadera advertencia era para evitar un contagio más grave que produce la enfermedad del Perfecto Idiota Latinoamericano (PIL) ahora sazonada por el complejo de Fourier. Ese virus que se manifiesta como una enfermedad con síntomas de un avanzado retraso mental, conductas ilógicas adquiridas por modorra ética, pereza mental y el oportunismo civil. Revela una abdicación de la facultad de pensar, de cotejar palabras con los hechos, cuestionar la retórica que hace las veces de pensamiento y, más grave, inocula el otro inmisericorde virus, el de la destrucción. Una plaga que ya produce una mayor devastación que la peste negra de la Europa medieval.

Sin embargo, en los últimos meses la condición del paciente —gran parte de población mexicana—se tornó en terminal debido al ataque de un novedoso y letal virus de tal forma que, pasa de Perfecto Idiota Mexicano, a lo que ahora se conocerá como paciente de la Pejeditis Aguda y Colectiva. Una mutación viral la cual asume proporciones de apocalíptica epidemia cuyos síntomas ahora incluyen una tendencia hacia su propia inmolación con el cuchillo de su pendejés, provocada con ese enfermizo amor hacia el nuevo mesías de los doble pisos, El Peje. Y como cortesía de este inmenso grupo de perfectos idiotas mexicanos, me parece que estamos atestiguando la inmolación del país y el agotamiento del cuerno de la abundancia.

Este nuevo virus ha provocado una rara conducta provocando que el paciente se aliste para destruir su casa. El haraquiri que preparan estos zombis tan demócratas es acudir a las urnas para, rebosando de idiotez, entregar las riendas del país al Atila mexicano acompañado por su grupo de bárbaros extraídos de todas las alcantarillas y fosas sépticas del país.

Esta enfermedad ha provocado de los PIM se entreguen a un sueño. En ese sueño esperan lograr lo que hasta ahora se les ha negado. Porque el mesías promete no solo riquezas, también felicidad y amor para todos, un completo desarrollo físico y mental de cada individuo, la emergencia de grandes talentos artísticos y científicos hasta ahora reprimidos. Y como lo afirmaba Trosky; “una nueva sociedad en la cual los seres humanos se elevarán a las alturas de Aristóteles, Goethe o Marx. Y este paraíso será el reino de la perfección, habitado por seres superiores”.


Pero hay algo que yo no entiendo, amigos míos propietarios de buena educación, experiencia, exitosos, apoyen a este orate afirmando que el PRI y el PAN son los responsables de las penurias del país. ¿No se darán cuenta que MORENA no es más que el cesto de la basura de esos dos partidos que ellos culpan? Lo peor de lo que ellos llaman el PRIAN, se han refugiado en ese campamento cuajado de psicóticos, psicópatas, sociópatas, ladrones, oportunistas y, lo más grave, liderados por un monje loco que haría lucir a Rasputín como el alumno consentido del gran Carl Jung. 

Y así nos aproximamos a este importante evento en el cual, los PIM listos para su haraquiri por su mesías, arribarán a la cama de la abuelita y preguntarán: “Su excelencia ¿Por qué tienes esa boca tan grande?” Y el ocupante de la cama asomará la cabeza entre las sabanas y exclamará, “para comerte mejor”. No cabe duda de que la demagogia irresponsable paga—cuando menos en el corto plazo como lo indicaba Keynes cuando afirmaba; “en el largo plazo todos estaremos muertos”. En una era de grandes problemas y requiriendo enormes sacrificios de todos los mexicanos, este monje loco promete establecer su coto personal del “Alicia Lopez en el país de las maravillas,” para embriagar a los ciudadanos en una cruel orgía de populismo, demagogia, pero más grave, con la advertencia muy clara de un proceso para destrozar ya no su futuro, destrozar su presente.

Post a Comment