Sunday, June 10, 2018

Cuando huyen los millonarios


Ruchir Sharma
Image result for MILLIONAIRES running away cartoon

Nueva York, Estados Unidos (10 junio 2018).- Rastrear a los ricos se ha convertido en una industria mundial voyerista. Pero también puede proporcionar pistas respecto hacia dónde se dirigen los países.

Cuando una nación comienza a caer en dificultades económicas y políticas, las personas adineradas a menudo son las primeras en enviar su dinero a paraísos más seguros en el extranjero. Los ricos no siempre emigran junto con su dinero, pero cuando lo hacen, es una señal incluso más reveladora de problemas.

Desde el 2013, New World Wealth, un grupo de investigación con sede en Sudáfrica, ha estado rastreando migraciones millonarias al estudiar registros de propiedad, programas de visas, reportes noticiosos e información de agentes de viajes y otros que dan servicio a los ricos.


En una población global de 15 millones de personas con un patrimonio de más de un millón de dólares en activos netos, casi 100 mil cambiaron su país de residencia el año pasado.

En la mayoría de los países es justo suponer que cualquier éxodo millonario está compuesto principalmente por residentes locales, y no por inversionistas extranjeros, porque las clases adineradas estarán dominadas por ciudadanos o residentes de mucho tiempo.

En el 2017, los mayores éxodos salieron de Turquía y Venezuela. Como si entendiera la señal, la lira turca ahora está en caída libre. También hubo migraciones importantes de India bajo el restrictivo control de sus autoridades fiscales demasiado fervientes, y de Gran Bretaña bajo la nube del Brexit.

Por el otro lado, la disminución en los flujos de salida puede ser un signo positivo, y en el 2017 el mayor cambio para bien se dio en ese caldero de hostilidad anti-ricos, Francia.

Igualmente sorprendente fue la falta de cambio en Estados Unidos, donde la llegada de un Presidente multimillonario no pareció atraer ni repeler a los millonarios. Un total neto de 9 mil millonarios migraron a Estados Unidos el año pasado, pero representan una gota en el océano de 5 millones de millonarios estadounidenses.
(¿Cuántos de estos serían mexicanos?)

Gran Bretaña y Francia parecían estar intercambiando lugares como imanes de riqueza. Durante décadas, los ricos habían sido atraídos a Gran Bretaña por bancos cautelosos, regulaciones laxas y las comodidades de Londres.

Hasta el 2016, Gran Bretaña recibía un flujo considerable de millonarios cada año, pero el flujo se revirtió repentinamente el año pasado con un éxodo neto de 3 mil, en medio de temores de que cuando Gran Bretaña abandone la Unión Europea, Londres verá su ocaso como capital financiera.

Durante mucho tiempo, Francia había sido vista como la anti-Gran Bretaña, un bastión de tendencia izquierdista de burócratas entrometidos y altos impuestos que ahuyentaban a los ricos, a pesar de los encantos de París. Pero el creciente éxodo de millonarios alcanzó su punto máximo en el 2016 con una salida neta de 12 mil, para luego disminuir bruscamente a sólo 4 mil el año pasado. La razón más probable: la elección en mayo de Emmanuel Macron.

Cierto, los millonarios desplazados despiertan poca compasión, pero ningún país gana al perder el talento y capital de sus residentes más ricos, en particular países emergentes como India.

Impresionantemente, India sufrió una pérdida neta de 7 mil miembros, o el 2 por ciento, de su población millonaria en el 2017. Eso se dio a pesar del optimismo global sobre las perspectivas de crecimiento de India e igualó la fuga de la estancada economía de Rusia.

Esta inusual fuga de la economía india de alto crecimiento podría estar impulsada por las crecientes preocupaciones de la élite por una campaña oficial anticorrupción y la autoridad ilimitada otorgada a los funcionarios fiscales para enfocarse en los ricos.

En el peor de los casos, los episodios de fuga de capital pueden ganar impulso hasta que el valor de la moneda se colapsa, sumiendo a la nación en una crisis.

Los registros de balanza de pagos muestran que 10 de las últimas 12 crisis monetarias importantes, remontándose a la crisis del Peso mexicano de 1994, comenzaron cuando los residentes empezaron a enviar dinero al extranjero, lo que típicamente ocurría dos años antes de que la moneda se devaluara.

Con frecuencia, los políticos culparon de estas crisis a los especuladores extranjeros "malvados" e "inmorales", pero fueron los ciudadanos locales los que vieron primero que se acercaban problemas.


La reducción del 12 por ciento en la población millonaria de Turquía el año pasado fue por mucho la más grande de cualquier economía importante, y la segunda después de la disminución del 16 por ciento en Venezuela.

Los millonarios de Turquía parecen huir tanto de las deteriorantes condiciones financieras marcadas por una inflación muy alta, como de la represión del Presidente Recep Tayyip Erdogan contra sus detractores.

Las pérdidas para India, Rusia y Turquía fueron ganancias para paraísos como Canadá y Australia, a los que se les unieron recientemente los Emiratos Árabes Unidos.

Gracias en gran medida a la estabilidad y brillo del emirato más famoso, Dubai, los Emiratos Árabes Unidos tuvieron un flujo neto de entrada de 5 mil millonarios en el 2017, lo que aumentó el tamaño de su población adinerada en un 6 por ciento, el mayor incremento en el mundo.

Los ciudadanos perspicaces también son los primeros en regresar cuando las fortunas de un país comienzan a mejorar. En siete de las últimas 12 crisis monetarias importantes, los residentes locales empezaron a traer de regreso su dinero antes que los extranjeros.

No hay muchos millonarios, pero pueden decirnos mucho sobre lo que anda mal -y lo que anda bien- en los ecosistemas económico y político de un país. Los líderes que crean las condiciones correctas para mantener a los millonarios en el país encontrarán que todos sus residentes se enriquecen.
Post a Comment