Wednesday, November 29, 2017

Sonora, los apaches y Lola Casanova



REFLEXIONES LIBERTARIAS
El vaquero Libertario y profeta (130)
Arriba el nuevo siglo
Ricardo Valenzuela     
 Image result for indian warrier and white girl
Cuando Vallian hace una pausa, Rolando ansiosamente aprovecha para tomar la palabra y profundizar en cuanto a la situación de Mexico. Inicia Rolando; mira Ricardo, las relaciones entre Mexico y EU tú lo sabes bien, nunca han sido cordiales y este problema de la invasión de los apaches, nuevamente enfrenta a los dos países. Los EU en estos momentos piensan Mexico no hace lo suficiente para enfrentar a estos barbaros, y han expresado su intención de que sus tropas se internen en Mexico para combatirlos. Como te debes imaginar, esto ha causado infinidad de respuestas de parte del gobierno mexicano. Luego los EU hicieron una invitación a Mexico para coordinar sus fuerzas militares, especialmente en la región fronteriza, y juntos ir a enfrentar a los apaches. Como siempre la respuesta de Mexico ha sida empaquetada con la dignidad del pueblo mexicano que puede considerar esto como un insulto. Luego han seguido con la soberanía y todo ese bull shit que aparenta ser una política. El hecho es que los apaches continúan sus marchas de sangre y terror con la única oposición de los vaqueros de Sonora y Chihuahua, que son los únicos combatientes.

Recientemente el gobierno mexicano le hizo llegar una nota para el presidente de los EU y cito: “Le queremos hacer saber que, no pudiendo el gobierno nacional permitir que una fuerza extranjera  entre a territorio de Mexico, ni mucho menos que ejerza actos de jurisdicción, se repelará la fuerza con la fuerza en caso de que la invasión se verifique..Obrando con la prudencia que este grave negocio demanda para evitar motivos de conflicto entre los dos países, se procederá, sin embargo, con toda la energía repeliendo con la fuerza el insulto que se quiere hacer a Mexico Invadiendo su territorio”. Pero la protesta oficial de Mexico contra la orden norteamericana fue de mayor reiteración y vehemencia que la de EU, pero ambas han sido totalmente inútiles. La protesta de Mexico fue primero presentada verbalmente, pero no directamente al presidente, luego a uno de los militares a cargo, Evarst y después al subsecretario de Estado. Evarts al recibirla afirma; a sus palabras dichas “del modo más serio, si bien muy respetuoso”, y luego pregunta ¿Por qué Mexico no contiene a los indios bárbaros? El enviado mexicano responde: Mexico procura hacerlo, pero no es una tarea fácil.


Pero el Secretario de Estado al enterarse explota diciendo: que entiendan estos señores, las ordenes para el ejército, no son para provocar a Mexico, son para demostrar a la opinión pública que alguien está haciendo algo por ellos, ante los feroces ataques que estos demonios llevan a cabo impunemente en todos los puntos de la frontera de Texas y Arizona. Por otra parte, nuestro gobierno cree que Porfirio Díaz es incapaz de hacerse sentir en zonas tan alejadas de la capital; así, EU, aprovechando la interrupción de relaciones, se cree en la libertad de salvaguardar por sí mismo la frontera—no se pretende agredir a Mexico sino de alguna manera forzarlo a dar la ayuda necesaria para apaciguar la frontera. La contraparte militar de EU, mantiene que el gobierno mexicano interpreta de forma equivocada las instrucciones dadas al comandante del contingente militar ubicado en la frontera, pues no se le autorizó a cruzar la línea divisoria sin condiciones, sin que, después de darlas a conocer a las autoridades mexicanas locales, de invitarlas a cooperar en la supresión de las invasiones. Pero el ministro de Guerra mexicano afirma ciegamente que esa orden contradice acuerdos vigentes entre EU y Mexico, normas del derecho internacional y practicas comunes de las naciones civilizadas, y procede luego a expresar sus temores.    

Y mientras nuestros gobiernos se enfrentan en esta guerra de los pasteles, los apaches siguen azotando a todas las poblaciones del rio de Sonora como Arizpe, Bacuachi, Bacadehuachi, Cumpas, y a todas las otras poblaciones que se ubican al pie de la sierra madre como Sahuaripa, Nacori, Babispe, Huachinera y muchas otras en donde dejan sus estelas de sangre y muerte. Ni siquiera en la época en la que Gerónimo controlaba toda esta zona, hubo tanta violencia y muerte como la que existe en estos momentos en ese estado. La gente abandona sus ranchos, sus animales, sus siembras y, ante la incapacidad del gobierno para enfrentarlos, se han formado brigadas de vaqueros armados que si se están enfrentando a estos sembradores de muerte. Entonces, algunas regiones del estado se han convertido en verdaderas zonas de guerra en las que, prácticamente a diario, se producen enfrentamientos que dejan muerte, destrucción, desolación

Hay, inclusive, una anécdota que, si no involucrara tanta barbarie, podía hasta ser simpática. Hace un poco más de un año, un grupo de apaches renegados atacaron un rancho en las inmediaciones de la sierra de Mazatán. Pero los vaqueros del rancho estaban bien preparados y repelieron el ataque, habiendo matado unos diez apaches, entre ellos el jefe de la banda. Uno de los vaqueros con furia le corta los testículos a ese líder, y los estuvo exhibiendo en un frasco de alcohol durante meses. El vaquero se hizo tan famoso que de ello nació un dicho muy sonorense. Cuando alguien en alguna conversación expone que no conoce del tema que se está tratando, de inmediato en forma de reclamo le dicen; “este no sabe ni quien capó al apache”. Pero a Sonora no solo lo cubre la sangre que derraman los apaches, lo cubre también las oleadas de sangre que derraman también otra de las tribus tan, o más crueles y sanguinarios que los Apaches, los Yaquis al mando de un líder muy admirado por ellos, Cajeme. Es decir, Sonora es azotado en el sur por los yaquis, y en el norte es azotado por los apaches.

Sonora ha sido un estado en el cual indios y españoles han luchado durante siglos y, en esa difícil relación, han resultado historias que parecieran salidas de mentes de escritores propietarios de una creatividad interminable. La mayoría son historias de odio y guerra, pero hay también otras de amores imposibles, y otros que, ante esa imposibilidad, han vencido todas las barreras para vivir ese amor que a todo mundo les pareciera una aberración. Este es el caso de la historia de un gran guerrero indio llamado Coyote-Iguana, y una bella joven española hija de un rico comerciante de la ciudad de Guaymas.

 Ella ya estaba comprometida para casarse con un aristócrata español, para luego trasladarse y vivir en Europa. Un hermano del señor Casanova que vivía con su familia en Hermosillo, en varias ocasiones invitó a su sobrina a que fuese a pasar una temporada en su hogar, al lado de sus hijas también adolescentes; y la insistencia tuvo su fruto cuando el padre de Dolores accedió a que su hija pasara sus vacaciones en casa de las primas. En ese tiempo los Seris andaban perpetrando depredaciones en los lugares cercanos a la costa, desde Guaymas hasta las playas de Altar; por ello las diligencias que daban servicio a los viajeros del Puerto a la antigua Villa del Pitic, eran protegidas por una numerosa escolta de dragones. Así lo había dispuesto el General José María Yáñez.

Su nombre era Dolores Casanova. Lola era una de las dos hijas de una rica y prestigiada familia de Guaymas, de padre español y madre mexicana que, cuando tenía 18 años, finalmente emprendió su anunciado viaje hacia Hermosillo. Al atravesar por el peligroso territorio de los kunkaa, mejor conocidos como los indios Seri, la caravana fue atacada dando muerte a todos los que la formaban, excepto a Lola, ya que en cuanto el líder de la tribu, el gran guerrero “Coyote-Iguana” la vio, quedó profundamente impactado por su belleza y decidió llevársela con él.

Describen los historiadores a “Coyote-Iguana”, cuyo nombre real era Jesús Ávila Sánchez, como un hombre hermoso, fuerte, alto y gran guerrero por lo que era muy respetado por su tribu, e inclusive por sus enemigos, pero eso no era suficiente para que Lola no sintiera que su vida a partir de ese momento sería un calvario, al tener que vivir con una tribu de salvajes que nunca la aceptaría por ser blanca. A los 10 meses de haberse unido a Coyote-Iguana, Lola tuvo al primero de sus 3 hijos,  lo cual terminó por ligarla totalmente a la tribu Seri y separarla definitivamente de su familia. Cuentan que, de vez en cuando, Lola bajaba a los mercados de Hermosilla y en algunas ocasiones, tuvo oportunidad de ver de lejos a sus hermanos y a su madre, pero nunca trató de establecer contacto con ellos pues ya estaba profundamente enamorada de Coyote—Iguana.

Al morir “Coyote-Iguana” la tribu se subordina y se subleva, tanto que para demostrar su enojo y resentimiento con él por haberles impuesto a Lola como reina de la tribu, arrojan su cadáver a los perros para que lo destrocen. Lola espera a que su hijo alcance la edad conveniente y lo motiva para que a través de él sea vengada la memoria de su padre y el maltrato que siempre había recibido ella por parte de la tribu.  Su hijo recobra el trono como legítimo heredero y gobierna a los Seris bajo el nombre de “Coyote-Iguana II”, pero esto no cambia la situación ya que tiene que seguir defendiendo a Lola de los ataques por ser blanca y extranjera,  hasta que desafortunadamente lo matan. Lola no se deja vencer y lucha hasta que su segundo hijo gobierna a la tribu bajo el nombre de “Coyote-Iguana III”, con un amor hacia su madre que rayó en el fanatismo,  pero fiel a los viejos designios de su raza, no pudo darle a su madre el reconocimiento de la tribu.

El finalizar Rolando el relato, Vallian muy serio le dice, ah chingado, ya me asustaste Rolando, pues la semana entrante voy a visitar a mi hijo JR, y de ahí he pensado cabalgar hasta Arizpe a ver a mis amigos.
   

No comments:

Post a Comment