Monday, November 13, 2017

El vaquero defiende a los Robber Baron



REFLEXIONES LIBERTARIAS
El vaquero libertario y profeta
Ricardo Valenzuela
 
El capitalismo no es solamente condenado por lo que sus enemigos describen como defectos, sino que también es condenado por todos sus logros. Sus más ardientes enemigos concentran sus feroces críticas para aquellos industrialistas que han sido los más capaces y los más productivos, y de su esfuerzo se han beneficiado millones de consumidores.

Analicemos ahora el tratamiento que se le ha dado a John D. Rockefeller, fundador de Standard Oil, el primer Trust de la nación. En los años anteriores a la guerra civil aquellos que no podían permitirse el lujo del aceite de ballena, vivían sin luz durante las eternas noches, porque el kerosén era todavía el combustible del futuro. No fue hasta 1859 que Edwin Drake trajo a Pensilvania su famoso instrumento (gusher) para perforar. En los años 1860 la industria del petróleo era aun pequeña, limitada, desorganizada, la producción era muy baja, el precio del crudo fluctuaba salvajemente y el producto refinado era escaso y muy caro. Cuando Rockefeller por primera vez se dio cuenta del desorden en esta industria, el aconsejaba a sus amigos mantenerse lejos. Sin embargo, dos años después el prestaba $5,000 a Samuel Andrews para construir una refinería.


El proyecto rápidamente floreció cuando la demanda se expandía para la nueva iluminación. Rockefeller no perdía un día de trabajo en la refinería donde Andrews manufacturaba un kerosene mejor y más puro que sus competidores; y Rockefeller llevaba los libros, manejaba las finanzas, conducía las compras de crudo usando su famoso don de negociación, acumulando el hierro viejo, los sobrantes del petróleo, fabricaba sus propios barriles, supervisaba, recortaba y exprimía a clientes y proveedores, para lograr los mejores tratos. Con una organización superior y producto igualmente superior, la empresa de Rockefeller se expandía agresivamente y con gran estabilidad. Pero este era solo el inicio de una historia que se llegara a conocer en todo el mundo.

Después de solo un par de años en operación, la vibrante y novedosa firma Rockefeller, Flager@Andrews era la refinería mas grande de Cleveland produciendo 1,500 barriles diarios, tenía ya sus propios almacenes, su agencia exportadora en Nueva York, sus propios carros tanques de madera, su propio grupo de químicos y expertos que trabajaban duro y contra reloj para mejorar o economizar en el proceso de manufactura. La compañía muy pronto se convertía en la líder en ese ramo, superando a sus rivales en calidad y, especialmente, en las ventas que escalaban niveles increíbles con los planes de mercadotecnia y promoción del propio Rockefeller, que cada día mostraba sus grandes habilidades para los negocios. ¿Cómo habían logrado todo esto?       

Las críticas que más frecuentemente le dedicaban a Rockefeller eran sobre su habilidad de vender de forma más atractiva que su competencia, demandando y consiguiendo rebajas secretas de los ferrocarriles. Practica que sus enemigos describían de esta manera:

Rockefeller y Folger se acercaron a los ferrocarriles que movilizaban su gran cantidad de carros cargados con el petróleo hacia todos los puertos, cuyas tarifas es un elemento importante en el costo del producto. Ellos demandaban para sus operaciones los precios de transporte que les permitieran nulificar las ventajas de otras refinerías situadas en Pittsburgh, Filadelfia y Nueva York. Su compañía era ya lo suficientemente grande para prácticamente forzar al ferrocarril, en este caso, una rama del Sistema Central de Nueva York propiedad de Vanderbilt, y siempre sus demandas eran atendidas; descuentos secretos o rebates en todos sus envíos de petróleo. A medida que la Rockefeller Co se convertía en la más grande usuaria de los ferrocarriles, su producción para 1870 aumentaba a 3,000 barriles diarios, y ofrecía garantizar sus envíos regulares hasta por sesenta carros cargados de su petróleo al día y, por lo mismo, el ferrocarril atendían todas sus solicitudes de rebates. Con ello se ahorraba varios cientos de miles de dólares mensuales. Es decir, lo que Rockefeller buscaba era reducir su costo para vender el petróleo por debajo de los precios de sus competidores.

Esta estrategia que no era nada ilegal, fue por lo cual el gobierno presionara al Congreso para implementar la ley conocida como, Acto Interestatal de Comercio que es la primera agresión del gobierno a los mercados. El gobierno pretende regular los precios del transporte de ferrocarril, anulando la libertad para que sea el mercado quien los dictara. Pero yo pregunto ¿Por qué debe ser condenado un empresario buscando limitar sus costos? Uno de los muchos grandes logros del capitalismo ha sido la capacidad para producir masivamente a bajos costos, y uno de los costos más importantes siempre ha sido la transportación. Si Rockefeller tuvo la habilidad para conseguir mejores tarifas de transporte, finalmente era algo que también beneficiaba al consumidor. Es un hecho, los precios de los productos refinados han estado bajando de una manera consistente, y ante todo el apogeo del presuntamente monopolio de Stándard Oil, llegarían a niveles record en la historia de esta industria.

Otra de las críticas que le dedicaban a este hombre, es que compraba legisladores, y ciertamente lo hacía ¿por qué? Porque era la forma en que los políticos profesionales y su burocracia habían establecido para que la maquinaria funcionara. Hoy día los empresarios acuden al gobierno por dos motivos: Para recibir favores especiales, o, para hacer a un lado ese gobierno y deje de molestar y obstaculizar la marcha natural de los negocios. Pero en cualquiera de los dos casos, no es un problema del capitalismo ni de los mercados libres, el problema es la forma en que la política se ha podrido y ahora, como los grupos criminales que han surgido en Nueva York, usan la intimidación, las amenazas y, sobre todo, la coerción para poder exprimir lo mas que puedan del legítimo trabajo de gentes como el Sr Rockefeller, que si crean riqueza y hacen de este mundo un mejor lugar para vivir, con oportunidades reales para mucha gente.  

Con el agresivo liderazgo de Rockefeller la Stándard Oil constantemente doblaba su tamaño y capacidad. Con sus bajos precios, una organización superior y producto igualmente superior, Rockefeller absorbía o mandaba a la quiebra a su competencia y para 1872 controlaba el 80% de la producción anual de petróleo. Y la forma en que sus enemigos lo describían era: “De ahí en adelante, el hombre más odiado de la era, Rockefeller mantendría su liderazgo, aferrado a su gran idea unificadora, avanzando de nuevo después de sus momentarios retrocesos, evadiendo intentos de regulación, hasta que la Estándar Oil, con sus refinerías, sus tuberías para mover el petróleo, sus transportes terrestres, sus barcos y terminales foráneas, se había convertido en un imperio industrial cuyos tentáculos llegaban hasta el Imperio Británico, Babilonia, y prácticamente a todo el mundo donde se iluminaban con su kerosene.

Sin embargo, Rockefeller cada día enfrentaba competencia más feroz y bien organizada. Emergían las Texaco, Oil and Gas, Gulf y muchas otras más. Pero Rockefeller ya está en la mira del gobierno que lo quiere destruir. Entonces, el afirmar que la Standard Oil estaba incrementando su monopolio en la industria del petróleo, y que el gobierno tiene una legitima causa para atacarlo, es realmente absurdo. Su participación en el mercado de 80%, había disminuido al 34%. Es decir, el proceso más importante en el mercado libre, la competencia, había iniciado su proceso para asignar a cada quien lo que le corresponde, al mismo tiempo que mejora los productos y, sobre todo, a la gente que compite. En 1859, cuando Drake iniciaba su primer pozo, el kerosene era una curiosidad de los laboratorios. Solo 15 años después, el mundo entero se iluminaba con el kerosene de la Standard Oil. En mi opinión, Rockefeller ha sido un héroe de su época que creó una nueva y vibrante industria. La Standard Oil ha contribuido de forma casi indescriptible al confort y el mejoramiento de vida a millones alrededor del mundo, sin embargo, Rockefeller está siendo atacado por el gobierno que lo describe como despreciable y explotador      

No comments:

Post a Comment