Thursday, August 3, 2017

Pendejonomics y la democracia




“¿Podrá México disponer de otros doscientos años para que nuestra nueva democracia funcione? ¿Simplemente nos hemos entregado a la plebecracia?”

RICARDO VALENZUELA

Cuando Madero cayó víctima de la traición del usurpador, con él sucumbió también nuestro anhelo democrático y con el entierro del mártir, se enterró la esperanza de construir una sociedad civil que tomara las riendas de la nación. El Pacto de Calles se encargó de eso. Siempre recuerdo las palabras de uno de mis maestros de Prepa: “México no está preparado para la democracia, si la tuviéramos, el Presidente fuera El Santo, Cantinflas o Clavillazo. Un pueblo sin educación y armado con democracia, es muy peligroso. Es como darle a un niño una metralleta amartillada.”
Vicente Fox en su discurso de toma de posesión pronunció una frase que me dejó helado: “El Presidente propone y el Congreso dispone.” Lo hacía al mismo tiempo que la horda de priístas encabezados por Dip. Andrade a coro le gritaban “Juárez, Juárez,” en otras ocasiones lo abucheaban, lo insultaban, los “legisladores” perredistas secundaban esas agresiones, y los panistas intoxicados por el triunfo aplaudían hasta hacer sangrar las palmas de sus manos. Pero eso era sólo el presagio de la tormenta.



En once años de administración Panista hemos sido testigos de la forma en que estos señores disponen. El sobrio presupuesto que se ha tratado de implementar, siempre ha sido modificado porque, como dijo uno de nuestros ilustres congresistas: “Prefiero ser irresponsable con el presupuesto no con los pobres,” llevando el déficit del mismo a niveles insostenibles, y a partir de esos momentos se convirtió en nuestra guillotina. Siempre los documentos aprobados a pesar de las quejas y advertencias del Secretario de Hacienda en turno, es una bomba ya activada.
La reforma fiscal al igual que la laboral parecen cada día más improbables y eso, no es una bomba de tiempo; será nuestro Waterloo. Los “editorialistas, los intelectuales” y el pueblo en general se ofenden cuando Calderón advierte que de no aprobarse esta propuesta, el país está condenado a la pobreza permanente. Pero lo triste del mensaje es que es la verdad. No se ha entendido la trascendencia de este evento, mucho menos los legisladores quienes no se han dado simplemente leerla. Luego el mascón del barrio, López Obrador, presenta la suya como compitiendo por el premio.
El proyecto de modernizar la industria eléctrica, ni siquiera ha sido discutido. Si en los siguientes años no hay una inversión masiva de capital en el sector energético del país, tal vez andemos nadando en petróleo y bañándonos con chapopote, pero no vamos a tener electricidad ni para calentar una taza de café. Si tanto en Pemex como en la CFE no se toman medidas de urgencia; el país no solo se va a estancar, nos vamos a hundir en la más negra obscuridad, pero en esa oscuridad del subdesarrollo como la que abraza a los países africanos—.
¿Estamos listos para la democracia en México? Sí la relación del ejecutivo y el congreso va a continuar siendo ser esa, nos hemos anclado en un callejón sin salida.
Acabo de terminar la lectura de un gran libro: “Del tercer al primer mundo.” Es la biografía de Lee Kuan Yew el eterno Presidente de Singapur, y la historia de algo que se pude asemejar a un milagro. Este hombre levantó esta isla de la devastación de la Segunda Guerra Mundial, de la pobreza y el desorden, hasta convertirla en lo que muchos califican el gran ejemplo para el mundo, y el país del tercer milenio.
Lee Kuan Yew en 1954 a su regreso a Singapur después de haber terminado sus estudios en Inglaterra, formó el Partido de Acción del Pueblo. Esta organización fue el PRI de Singapur, pero en lugar de robar y oprimir se dedicaron a construir un emporio. Lee se convirtió en su presidente y afirma: “A veces el liberalismo se tiene que establecer a base de autocracia como en España, Chile, Corea, Taiwán y aquí mismo, para que después florezca la sociedad civil.” En 1990 al haber contemplado su obra terminada, renunció para como él dice; dar paso a las nuevas generaciones.
Países tan disímbolos requieren de recetas a la medida afirma. “Hay una gran diferencia entre las sociedades asiáticas confucianas y las del mundo occidental. Las sociedades confucianas creen que el individuo existe en el contexto de la familia y una sociedad civil, y el gobierno no puede ni debe tomar el papel que pertenece a la familia. En occidente piensan que el gobierno debe de satisfacer las necesidades de todos cuando la familia falla—. En Singapur dependemos de la fortaleza de la familia para mantener una sociedad ordenada, una cultura de trabajo, ahorro, respeto y altos niveles de educación.”
La democracia liberal necesita desarrollo económico, educación, una clase media creciente, e instituciones políticas que sostengan la libertad y los derechos humanos. Necesita de una sociedad civil que comparta valores promoviendo que gente con puntos de vista diferentes y aun conflictivos, estén dispuestos a cooperar unos con otros. La democracia funciona sólo cuando la gente tiene la “cultura y la tolerancia” para que una minoría acepte el derecho de la mayoría de ejecutar sus planes, y esperar en paz la siguiente elección, y su oportunidad de convertirse en gobierno persuadiendo a más votantes.
Narra en su libro que al estar ofreciendo una cena para el ex Presidente de Alemania Helmut Schmidt; éste pregunta si China algún día sería un país democrático. Los asistentes explotaron en una sonora carcajada ante la idea que una nación de 1300 millones de habitantes, de los cuales casi la mitad son analfabetas, pudieran elegir un Presidente—mucho menos legislar. Le responden explicando cómo un país que durante milenios sólo había conocido dinastías, anarquía, caciques y dictadores, le debería de tomar muchos años para establecer una democracia.
¿Está México listo para esta aventura? Singapur y México tenían ingresos per cápita similares en los 70s. El nuestro en estos momentos no llega a 8,000 dólares, mientras que el de Singapur se aproxima a los 50,000. Termina Lee Kuan Yew afirmando el que las democracias de occidente tomó siglos construirlas. ¿Será por eso que la democracia de Venezuela reclutó al gorila de Chavez.? ¿Será por eso que Perú reclutó a Ollanta Humala, Bolivia a Morales y Nicaragua a Daniel Ortega y peor, los EU a Barack Obama? ¿Podrá México disponer de otros doscientos años para que nuestra nueva democracia funcione? ¿Simplemente nos hemos entregado a la plebecracia? Aterradoras preguntas.

No comments:

Post a Comment