Wednesday, August 9, 2017

El vaquero libertario. Don Julián y la historia de la libertad




REFLEXIONES LIBERTARIAS
El vaquero libertario y profeta
Ricardo Valenzuela
Desde que el norte ganó la guerra civil, el gobierno republicano se ha dedicado a arropar a la sociedad con un manto de dependencia. Establecer un modo de vida en el cual el gobierno, como los siervos y lo esclavos, se haga cargo de la gente pero controlándolos y, sobre todo, controlando sus ingresos. Yo veo a una clase política en EU tan hambrienta por lo que la sociedad produce, que me temo llegue el momento en que decidan cambiar la constitución, para darse ese derecho que en estos momentos no lo tienen y, ello, modificaría de forma total la relación entre gobierno y ciudadanos. Cuando los EU nacieron como país independiente, era claro que el ingreso de las personas pertenecía nada más que a ellos. Yo siento que la tendencia es llegar a un estado en el cual, el ingreso de las personas se considere como ingreso del estado, y el gobierno decidirá cuál es el porcentaje que el individuo pueda mantener  

 
Una avalancha como esta que yo veo amenazando al país, destruiría la confianza de la gente en ellos mismos, que me parece es lo que el gobierno busca, hasta provocar esa misma gente llegue a pensar necesitan que el gobierno les este dando instrucciones de que hacer, como hacerlo, cuando hacerlo. Y ya cuando la sociedad esté lo suficientemente amaestrada, como los esclavos negros, sientan pánico ante la posibilidad de regresar a la libertad.  Entonces capitularán ante el gobierno para entregarle el control total de sus vidas y sus destinos.

Yo no me voy a quedar con los brazos cruzados. Quiero recapturar los principios sobre los cuales se construyó esta nación—libertad individual, propiedad privada, mercados libres, libertad de elegir, estado de derecho. Que todo individuo tenga el inalienable derecho de ser libre, incluyendo la libertad de acumular ilimitadas cantidades riqueza en un mercado competitivo, y libertad de hacer con su riqueza lo que él quiera.

Don Rogelio entonces le dice. Pero Julián, tú hablas de libertad como si estuvieras entre rejas. ¿No te parece que exageras? Molesto don Julián responde; ese es el gran problema Rogelio. Tú naciste en España y allá has vivido toda tu vida, y perdóname pero España es el clásico país de la falta de libertad, pero la gente, desde que nacen hasta que se mueren, lo único que conoce es lo que han tenido durante siglos, es lo que les parece normal. Se acostumbran a caminar, como decía Jefferson, con la montura en la espalda mientras otros jinetes los esperan con las espuelas puestas y afiladas. Hay que conocer un poco de historia universal Rodrigo, pero también conocer la historia de la conquista española de América Latina, así como la forma en que Inglaterra manejó sus asentamientos en lo que ahora es este país.

Pero yo te la puedo resumir en unas cuantas palabras. Durante los primeros 1,500 años de la era Cristiana, el mundo entero sufrió de hambre, opresión, pobreza, enfermedades, plagas. Y desde el inicio de esa era, la iglesia católica fue la mayor autoridad del mundo en una perversa sociedad con las monarquías que controlaban Europa. Si alguien tenía la suerte de nacer en la parte superior de la pirámide, su vida ya estaba resuelta. Pero los que no tenían esa suerte, estaban condenados a la pobreza y sufrimiento. La iglesia católica inició un proceso de descomposición que se tradujo en la protesta, y luego la reforma de Martin Lutero. Se dividió Europa en un norte protestante y un sur católico. Las diferentes ramas de la nueva iglesia protestante, especialmente los calvinistas, le abrían las puertas a quienes a base de trabajo, en un mundo más libre provocado a el movimiento de Reforma, hacían fortuna (burgueses), los cuales la iglesia católica condenaba.   

Con el descubrimiento de América, España se salvaba de la insolvencia puesto que el oro y la plata de todo el continente, la mantendría a flote durante los siguientes tres siglos. Los españoles llegaban a América buscando eso, oro. No llegaban con familias, todos eran solteros y encontraran o no el oro o plata, se regresaban a su país. Los inmigrantes que llegaban a las colonias de Inglaterra, venían en busca de libertad, especialmente libertad religiosa y libertad de las pesadas cadenas de la monarquía, llegaban con sus familias a establecerse y desarrollar esta nueva región. España simplemente trasplantaba su sistema de una autocracia de la corona, y una iglesia católica única y monopolística. Inglaterra hacia todo lo contrario. Dejaba totalmente libres a sus inmigrantes para que ellos se organizaran de la mejor forma que ellos consideraran, y abría sus puertas a todas las religiones que se quisieran establecer.

Después de que Napoleón invadiera España en 1808 estableciendo a su hermano José en el trono, por primera vez hubo unidad entre los españoles contra la invasión francesa. En 1812, un cuerpo legislativo en Cádiz, elaboró una constitución liberal basada en la retorica de la revolución francesa y también de un liberalismo local que se desarrollara durante el siglo 18. Pero cuando Inglaterra invadía España desde Portugal, esto preparaba el escenario para el regreso de la monarquía española de los Borbón, en la persona de Fernando VII. Sin embargo, el nuevo rey de inmediato rechazaba la constitución de Cádiz y procedía a reinar, durante 19 años, con el absolutismo que siempre había distinguido al país. En esos momentos se decretaba el triunfo de la España negra sobre la España iluminada. Ahí moría la oportunidad de una España liberal y nacía un país que, al igual que toda América Latina, se hunde entre pronunciamientos, mercantilismo y guerra  

En EU desde su independencia, la maquinaria política sabiamente estructurada por los padres fundadores, funcionó perfectamente porque era un país nacido en libertad. No hubo pronunciamientos, golpes de estado, revoluciones. El país prosperaba y la gente encontraba las oportunidades que anhelaba. Hasta que un partido estatista, el Republicano, inició el proceso, similar al de toda América Latina, de concentrar el poder en Washington restándole ese poder y autonomía a los estados. Cuando los estados que se rebelaban al no estar de acuerdo con lo que el gobierno federal ejecutaba, decidieron hacer uso de su derecho constitucional de separarse de la Unión. Washington respondió con una guerra que costó la vida de cerca del 10% de la población. Ganó el norte, la libertad se encoge y seguirá encogiéndose.    

Ahora, en toda América Latina, en donde hasta ahora incluyo a Nuevo Mexico, seguimos sufriendo esa enfermedad que se llama herencia. Y es que las sociedades formadas por la conquista española se manejan con 4 premisas fundamentales de valor: 1) El fatalismo. Nosotros pensamos y aceptamos que la vida se desarrolla moldeada por fuerzas que están más allá de nuestro control. 2) La herencia. La sociedad es una escalera cincelada solamente por la herencia. La posición de cada quien depende solamente de por nacimiento le corresponde. 3) La dignidad. Las personas tienen valor intrínseco o integridad, pero sin establecer relación alguna con derechos, iniciativa, empre sialismo, o igualdad de oportunidades. 4) La superioridad del hombre. Y de esta premisa nacen el autoritarismo, paternalismo y machismo

Y todo eso Rogelio, son las cadenas y los candados que nos aprisionan. Y son cadenas y candados que, sin una fuerza opositora que los rete, seguirán apretándolas y utilizarán candados más grandes. Yo veo en EU una tendencia hacia, en lugar de admirar a los que hacen fortuna arriesgando y trabajando, ahora se les envidie y se les odie. Los políticos buscando sus posiciones solo para enriquecerse y harán de ello una profesión de por vida. Los hombres de negocios buscando ayuda y protección del gobierno, sin respetar contratos, ignorando sus responsabilidades (broader society) Iglesias predicando las ideas que ambición y la búsqueda de ganancias es algo pecaminoso, la riqueza es ofensiva para Dios, y la pobreza es una bendición. Los militares sintiendo que ellos están por encima del resto de la población. Los maestros en las escuelas envenenando a nuestros hijos. Veo la tendencia opuesta a lo que predicaban los padres fundadores de mantener un gobierno pequeño supeditado a la gente, para ahora esa tendencia es para buscar un altar en donde podamos “adorar” a un nuevo y nebuloso ente llamado estado.    

No comments:

Post a Comment