Sunday, July 2, 2017

El vaquero libertario y profeta XX



REFLEXIONES LIBERTARIAS
Ricardo Valenzuela
Soledad muy nerviosa saluda, hola mata sietes ¿Cómo estás? Bien, responde el vaquero al tiempo que coloca el libro sobre una mesita de noche. Luego revira ¿A qué debo el honor de esta visita? Ella se descontrola y se molesta al mismo tiempo, por la frialdad de su pregunta. Bueno tío, me acabo de enterar que tuviste un pequeño problema con los apaches y vengo a ver como estás, cierra la muchacha. No fue nada, revira Vallien, solo un rozoncito que no me va a tumbar más que por un par de días. Pero por qué esa prisa mata sietes, aquí estas muy bien atendido y debes de recuperarte. Si, de acuerdo, responde Vallian, pero ya tengo casi dos semanas aquí y necesito regresar a Socorro. Después que hable con don Julián, mañana me voy. Soledad siente que la habían golpeado en la cabeza con un marro de acero y se le llenan, por tercera vez esa noche, los ojos de lagrimas. ¿Que pasa, por qué esas lagrimas? Pregunta Vallian evitando tutearla, y es cuando le clava la daga cuando le dice. Yo creo que usted también extraña su tierra.    

¿Por qué me tratas de esta forma? ¿Por qué me hablas con tanta frialdad y ahora me hablas de usted? Bueno, es que usted me reclamó que yo permitiera a un simple caballerango que me tuteara y se dirigiera a mi por mi nombre, en los que usted considera es una falta de respeto; Yo también pensé que le molestaba que yo la tuteara y la tratara con algo de confianza. Eso me hizo reflexionar, pues al fin y al cabo, yo soy un simple vaquero y usted una dama de la alta sociedad española. Eres un tonto Vallian, le dice la muchacha ya no solo con lagrimas en los ojos, sino verdaderamente llorando, y abandona la habitación pegando un portazo. Vallian se queda desconcertado y se pregunta a si mismo ¿Será lo que yo estoy pensando?   
Como Soledad no apareció para la cena, don Julián un poco preocupado y un poco curioso, pasa a ver a Vallian después de terminada cena.

 
Penetra la habitación de Vallian y le pregunta lo mismo ¿Cómo estas mata sietes? Bien jefe, muy ocupado con la lectura que me recomendó, ya no tengo fiebre y ya no me duele la herida, creo que para mañana estoy listo. No muchacho, esa herida no está completamente cicatrizada y necesitas por lo menos un par de días más en cama. No lo deja responder y le pregunta ¿vino Soledad a verte? Así es jefe, aquí estuvo un par de minutos y, no sé por qué, pero salió llorando, yo no hice nada para provocar ese llanto. Hay muchacho, estás ciego, le dice don Julián. No entiendo jefe ¿Qué me está tratando de decir? Lo que te estoy tratando de decir cabeza dura, es que Soledad se ha enamorado perdidamente de ti. ¿Qué me está diciendo jefe? Eso no es posible, ella es una muchacha de la realeza, todavía hace unos días me reclamó el que yo permitiera que los muchachos de las caballerizas me tutearan y se dirigieran a mí como Rico. Si, te creo, es una reacción natural de alguien que, ante un enamoramiento, tal vez no deseado por un enorme miedo a lo desconocido, esa frustración se torna en agresividad. Pero no vine a discutir eso, solo te repito que ella está enamorada de ti. Otra cosa mata sietes, en cuanto estés listo para cabalgar, nos vamos tu yo por el monte pues hay algo muy importante que quiero platicar contigo.

Don Julián era un hombre extremadamente inteligente, un visionario con una habilidad fuera de serie para adelantarse al futuro. Después de la guerra civil, la sociedad y la estructura económica del sur se estaban modificando a pasos agigantados. En el norte la guerra civil había provocado una pausa de un periodo de largo crecimiento y desarrollo. En el sur estaba provocando una importante  reestructuración económica total, así como un trauma militar. No era solo que esclavo y amo se convirtieran en hombre libre y empleador. El cambio era mucho más profundo. Por generaciones el principal activo de la economía del sur había sido los esclavos móviles. De la noche a la mañana el principal activo se convertía en tierra inmóvil. Antes de la guerra los agricultores sureños habían mostrado muy poco interés para desarrollar una infraestructura mas allá de lo mínimo necesario para la exportación de su algodón—algunos ríos modestos e inversión en sus puertos—pero muy poco apoyo para bancos, ferrocarriles, y mercados locales para servir las necesidades de la gente. Como individuos los agricultores sureños no tenían incentivos para mantener y mejorar sus tierras, mientras que tierras nuevas y más productivas se encontraban al sur y al oeste.

La emancipación  alteró radicalmente esos incentivos. De repente, mano de obra barata se convirtió en elemento necesario, y la tierra se convirtió en la principal fuente de riqueza. Como resultado, los sureños se ahora se interesaban en desarrollo local—pueblos pequeños, vías de comunicación, ferrocarriles—desarrollo que debía generar externalidades positivas que los terratenientes podrían capturar. También empezaron a interesarse en el mejoramiento de sus ranchos y en una buena conservación de sus suelos. La agricultura del sur se convirtió en una actividad de tierra—intensiva y labor—extensiva, en lugar de labor—intensiva y tierra—extensiva. Y la tendencia y avanzada para la producción de algodón hacia el sur terminó. El resultado fue una verdadera revolución, pero falló al no integrar el sur en el panorama del desarrollo de una economía nacional, y el sur, además de la derrota, esto ahora provocaba aun más odio hacia el norte. Las exportaciones de algodón—la vida de los sureños—a Inglaterra en 1860 eran de 2, 700, ooo pacas, al final de la guerra serian 260, 000 pacas, menos del 10%.  

Don Julián, siendo un hombre que sabía y entendía la economía, le preocupaba profundamente la forma en la cual la economía del sur se estaba deteriorando. La revolución industrial estaba desarrollándose cambiando de forma dramática la fisonomía mundial. Aunque él era uno de los hombres más acaudalados del nuevo suroeste de EU, y aun cuando el no solo había mantenido la fortuna de la familia, la había incrementado diversificando sus inversiones y estando consciente que, sus nietos y tal vez varias generaciones de De Zamora, no tendrían que enfrentar un futuro incierto, el se preocupaba. Pensaba en alguna fórmula para provocar ese tan elusivo crecimiento económico. Pensaba cómo Los Sicomoros se podrían convertir en un polo de agresivo crecimiento y desarrollo al mismo tiempo que, en un esquema de libertad, ofreciera oportunidades para aquellos que nunca las habían tenido. La educación era un buen principio, a través de ella se podrían formar hombres y mujeres con aspiraciones para convertirse en emprendedores. Pero en el sur del país, y especialmente en Nuevo Mexico, no había mercados, no había antecedentes, ni siquiera la suficiente población para que se estructuraran los mercados, y eso era un verdadero dilema.

En época de la colonia, aun cuando la política mercantilista del Reino Unido controlaba el desarrollo domestico del sector manufacturero colonial favoreciendo las importaciones de la madre patria, los habitantes de las colonias desarrollaron algunas industrias exitosas. Molinos de trigo, aserraderos, tenerías para tratar pieles y muchos otros. Las colonias se convirtieron en líder mundial de la producción de pig acero. Pero productos más sofisticados, manufacturas de alto valor agregado, eran importados hasta que el presidente Jefferson estableció el mecanismo para interrumpir el flujo de importaciones sustitutas. De inmediato la industria domestica se expandió agresivamente. Los nuevos fabricantes que emergieron eran muy diferentes que los originales. Estos arribaban al mercado con nuevos productos, nuevas tecnologías, nuevas formas de organización, pero también hacían nuevas demandas racionales de las fuentes tradicionales de poder, y requerían nuevos niveles de compromiso de sus trabajadores.

Don Julián conocía bien la historia económica de la colonia y pensaba ¿Qué podemos aprender de esa era tan especial, no solo para EU, sino especial para el mundo entero? Pero también ¿Qué podemos aprender de otras economías fallidas como la de Mexico durante la colonia española y, en especial, la economía de Mexico en estos momentos? ¿Qué papel jugaron las economías de EU y Mexico en lo que fue la pérdida de la mitad del territorio mexicano?

No comments:

Post a Comment