Friday, May 12, 2017

Gustavo Cisneros confirma que el fin de la dictadura de Maduro pasa por Colombia

By: Daniel Raisbeck - 

Gustavo-Cisneros
El empresario Gustavo Cisneros confirma que el fin de la dictadura en Venezuela pasa por Colombia. (Twitter)
Las recientes declaraciones a Noticias Efe del empresario venezolano Gustavo Cisneros, líder del grupo Cisneros, uno de los conglomerados mediáticos más grandes del mundo, es de suma importancia, especialmente porque Cisneros no se pronunciaba en público acerca de la situación política en Venezuela hace años.
Sus críticas al régimen chavista de Maduro fueron muy claras: “Hay muchos muertos, no hay diálogo de ningún tipo y no hay respeto ni a la propiedad ni a la vida”. La única manera de evitar la violencia, dijo, es al respetar la constitución, la ley y la democracia electoral. “Si se hace esto, se puede recuperar el sendero, si no, no vamos a tener paz”.



Sin duda es significante que Cisneros haya confirmado que, pese al desastre económico que causó el chavismo, mantiene un compromiso con Venezuela; “no me he ido (del país)”, afirmó. Cisneros también declaró que tiene esperanza acerca del futuro de Venezuela aunque, según él, se necesitarán “dos generaciones para reconstruir” el país. Para el empresario, el gobierno de Mauricio Macri en Argentina puede ser una guía para la Venezuela que surja tras la caída definitiva del chavismo.

No obstante, la parte más importante de la entrevista de Cisneros es su análisis geopolítico de la crisis venezolana. Como ha sugerido el PanAm Post en numerosas ocasiones, el régimen de Maduro no se mantiene en el poder unilateralmente, y hay que entender la situación actual de Venezuela dentro del contexto del juego geopolítico regional y, en particular, desde el punto de vista del principal jugador, Estados Unidos. Como escribí recientemente:
“La administración de Barack Obama (2008-2016) implementó una estrategia en América Latina cuyas metas principales fueron las siguientes:
  1. Facilitar el peligroso pacto entre el Presidente de Colombia, Juan Manuel Santos, y la guerrilla comunista de las FARC.
  2. Restablecer las relaciones diplomáticas y comerciales con la Cuba de los Castro más de cinco décadas después del inicio del embargo estadounidense a la isla.
  3. Apaciguar al régimen de Maduro en Venezuela para garantizar el éxito de las negociaciones Santos-FARC y prevenir la destrucción de la economía cubana, la cual sobrevive gracias al constante suministro de petróleo venezolano subsidiado (Obama quería evitar un desastre humanitario en las costas de Florida similar al Éxodo de Mariel de 1980)”.
Donald Trump, sin embargo, rompió claramente con la estrategia de Obama al llamar a Fidel Castro un dictador, al reunirse con los principales opositores de Santos (Andrés Pastrana y Álvaro Uribe) antes de recibirlo a él y al exigir la liberación de Leopoldo López, el preso político venezolano de mayor perfil, invitando a su esposa, Lilian Tintori, a la Casa Blanca.
Reconociendo la importancia de Cuba y de Colombia para el régimen de Maduro, el cual se mantiene en el poder gracias a las estrategias de represión que les brinda Raúl Castro y al tácito apoyo diplomático que recibe de Juan Manuel Santos, Cisneros declaró, según Efe, que
la solución a la crisis en Venezuela hay que encontrarla en un “baile” a tres, con Cuba y Colombia también en la pista como bailarines y “música de Estados Unidos”… Raúl Castro, tiene “la obligación de resolver, de encarar el problema”, y “eso lo saben Estados Unidos y Colombia”… La “geopolítica” une a Venezuela, Cuba y Colombia, y la solución pasa por esas tres partes.
Este es un mensaje acerca de la realidad venezolana de Cisneros, quien tiene contactos muy cercanos con el gobernante Partido Republicano de Estados Unidos y buenas relaciones personales con el Presidente Trump. Mientras los medios internacionales han discutido con frecuencia la relación entre Maduro y el régimen castrista— Cisneros incluso declaró que Venezuela no es un país soberano actualmente, sugiriendo que quien realmente lo gobierna es Raul Castro,— poco se ha dicho acerca del lamentable papel del gobierno colombiano como facilitador de la dictadura de Maduro.
Dado que Santos le apostó todo su capital político y toda su presidencia a lograr su acuerdo con las FARC, para él ha sido esencial ayudar a mantener en el poder a Maduro, quien fue el principal garante de las negociaciones con la guerrilla. Para Santos, este pacto faustiano implicó guardar un cobarde silencio en el 2014 ante la represión del régimen chavista contra inocentes manifestantes, incluyendo a estudiantes y otros ciudadanos colombianos. Más recientemente, Santos y su canciller, María Ángela Holguín, no se han unido al creciente bloque de gobiernos latinoamericanos que, liderados por Nicolás Almagro, jefe de la Organización de Estados Americanos, y Pedro Pablo Kuczynski, Presidente de Perú, han denunciado la lamentable represión de la dictadura venezolana contra ciudadanos que, pacíficamente, exigen libertad.
Por su parte, Cisneros deja claro que cualquier solución a la crisis en Venezuela pasa por Colombia, quizá insinuando que la presión diplomática del país contra Maduro podría darle al dictador chavista el último empujón antes del abismo.
Al mismo tiempo, Cisneros expresó su aprobación de la política de Trump de poner las “relaciones con Cuba en el congelador” ya que la “la apertura total” de Obama frente a los Castro no produjo ningún resultado en cuanto a “abrir la economía” o a producir un giro hacia la democracia. Según Efe, Cisneros afirmó que “Trump va a tener más interés por América Latina que Obama, quien se centró en Cuba y en menor grado en Colombia y Venezuela”.
Si las afirmaciones de Cisneros acerca de Trump indican que Estados Unidos de repente está dispuesto a “cambiar la música” frente a Venezuela, Santos, el Premio Nobel de la Paz que ha facilitado el potencial inicio de una guerra civil en Venezuela, sentirá más presión que nunca para abandonar su apaciguamiento de Maduro. Raúl Castro, sin embargo, hará todo lo posible por impedir que Maduro se caiga del poder.

No comments:

Post a Comment