Monday, May 15, 2017

Estoy herido pero aun puedo pelear (cuarta parte)



Ricardo Valenzuela
                       Manuel Torres, Sergio (Peque) Torres, Ricardo Valenzuela Torres

Era la última semana de Agosto y ya estaba planeado mi viaje a la ciudad de Monterrey para los primeros días de septiembre, puesto que ya había sido aceptado en el Tecnológico de Monterrey para iniciar mis estudios profesionales. Sumergido en mis pensamientos procedo a recordar el último año de mi vida, por lo que retrocedo hasta el verano del año anterior cuando, como siempre, lo pasaba en el rancho en compañía de mis primos, el Froy y el Peque Torres, en el cual la bella Elma, nos enseñara tantas cosas de la vida y casi de la muerte.

Aquel verano había sido muy especial y diferente, no solo por la participación de la bella Elma en nuestro despertar sexual. Para mi había sido el inicio del primer ciclo de mi madurez, en el cual transitaría de niño  adolecente arribando al inicio de la etapa que me convertiría en un joven inquieto y aventurero. Un joven en el cual se despertaba, con la fuerza de un huracán, una atracción casi enfermiza por las mujeres, que en el futuro me provocara infinidad de problemas. Físicamente durante ese verano mi madurez sería impresionante. Durante esos tres meses, de un poco mas de 1.70 mts de estatura, regresaría a Hermosillo habiendo rebasado ampliamente el 1.85 Mts y con casi 10 Kilos de peso adicional, tanto que mucha gente no me reconocía.


Pero no solo maduraba físicamente, lo hacía también intelectualmente. Durante ese verano había iniciado la lectura de algunos de los libros que mi abuelo guardaba con su gran tesoro, y eso me abría una perspectiva muy diferente cuando despertaran un interés casi maniático, en temas que hacía solo unos meses me aburrían sobre manera. Ello me abría una ventana de luz sobre asuntos que infinidad de gente los abordaban con una ignorancia difícil de creer. En los libros de mi abuelo encontré respuestas diferentes a las clásicas de los publicados por el gobierno, o de maestros entrenados en los círculos educativos de la burocracia. Yo tenía un especial interés de conocer la verdadera historia del país después de terminada la famosa revolución. Así me pude enterar claramente de cómo de forma sistemática se destruían los viejos vestigios liberales, tan bellamente enunciados en la constitución de 1857, para dar vida a un socialismo especial dictado por la nueva constitución de 1917. El nuevo partido político, PNR, la creatura de Calles, claramente se identificaba como socialista y su misión primordial sería, preparar al pueblo para la imposición de eso, el socialismo.

Cada noche agotado por las diarias campeadas, luego sumergirme en la lectura hasta altas horas de la noche, al apagar la lámpara de petróleo y colocar la cabeza sobre la almohada lo único que quería era dormir, pero  rápidamente sentía como el hermoso cuerpo de la Elma se deslizaba bajo mis sabanas, para proseguir con otro tipo de entrenamiento que igualmente marcaria mi vida. Al despertar antes de las 5 de la mañana, de inmediato aparecía mi compañera de noche con una gran taza de café de talega muy cargado. Al darle el primer sorbo, me invadía esa energía casi cósmica, para luego abrazar a la Elma, y meterla a la cama para los buenos días. Y solo tenía 15 años de edad.

Durante ese mi último año en Hermosillo, ya mi personalidad compulsiva emergía y devoraba ahora libros de la biblioteca de mi padre, que me darían una panorámica del mundo que muy poca gente tenía. Ya no iba al Excelsior a comprar los cuentos de Superman, Los Halcones, El Santo, ahora leía a los filósofos y economistas liberales y era un proceso que en ocasiones me daba algo de miedo. No quería me sucediera lo mismo que a mi padre quien, despues de vivir y educarse en Europa durante mas de 10 años, a su regreso nunca se pudo aclimatar de nuevo al Mexico que tanto lo molestaba y desesperaba. Eran los años 60 y, ante mi ya próxima salida a Monterrey, el mundo presentaba un panorama confuso y complicado.

EU había tenido un periodo aceptable en el comportamiento de su economía desde finales de la segunda guerra mundial. Pero en 1960 ya presentaba síntomas de cansancio que preocupaba al mundo entero. Ello llevaría a la presidencia a un joven político, John Kennedy, en unas elecciones manchadas por la participación de la mafia comprando votos para él, todo orquestado por su padre y operado por Frank Sinatra, hombre muy cercano al capo de tuti. América Latina se sumergía cada vez más en las profundidades del estatismo, mercantilismo y las fatales recetas de la CEPAL.

Europa continuaba atrapada en sus viejos esquemas nacionalistas y abuso de sus sistemas de bienestar, que la hacían lucir vieja y rumatosa. Ya se escuchaba la posibilidad de una unión europea, con clara oposición de parte del Reino Unido. Pero en oriente se iniciaba el cocinado de un fenómeno que impresionaría al mundo entero. Mientras que sus amos coloniales se hundían en ese socialismo light, Hong Kong, Singapur, Corea del Sur, Taiwán, Japón, se abrían a los mercados libres para iniciar periodos de prosperidad nunca vistos. Años después contagiarían a Nueva Zelanda y Australia para seguir la misma ruta.

Rusia con todos sus satélites, se mantenía cerrada, amenazadora y promotora de su comunismo por todos los rincones del mundo. Al igual que en 1950, cuando provocaran la guerra de Corea con la invasión del Norte al Sur, en las oficinas de sus planificadores se preparaba un evento similar en Viet Nam, que explotaría en una sangrienta guerra que, por primera vez en su historia, los EU perderían con el sacrificio de más de 50,000 vidas de jóvenes soldados, cerca de dos millones de vietnamitas, con costos que alcanzaran los trillones de dólares que, como siempre, acabarían en los cofres de la industria militar y los banqueros internacionales. El evento provocaba que la guerra fría se intensificara y hasta se calentara. Muy pocos observadores pudieron detectar como la economía de Rusia, en su carrera armamentista contra EU, poco a poco se encaminaba al precipicio donde se pagan esas faltas. El precipicio de la quiebra.

Cuba había ya declarado abiertamente el establecimiento del comunismo en la isla, y Fidel Castro se convertía en el dictador de por vida de un pueblo que muy pronto sufriría la pérdida de su libertad, de sus propiedades, de su identidad y lo llevaría a sufrir hambre y miseria. Muy pronto también, Cuba seria protagonista en un conflicto que estaría a punto de encender la llama de otra conflagración mundial y nuclear. La sociedad de Cuba con la Unión Soviética, seria la causante de gran inestabilidad en América Latina, cuando Castro, apoyado por los soviéticos, se dedicara a promover su revolución por todo el continente

En Mexico la administración de López Mateos se acercaba a su final. Después de tres administraciones que habían ofrecido un entorno para los negocios no tan adverso como la de Lázaro Cárdenas. López Mateos de nuevo orientaba el país hacia el agrarismo, sindicalismo, reforzaba el proteccionismo, pero habiendo mantenido a Ortiz Mena en la Secretaria de Hacienda, el país lentamente navegaba las borrascosas aguas del entorno mundial.

Es interesante analizar cómo la fisonomía de Mexico ha sido la misma desde la época de los Aztecas, después los españoles, luego los modernos mexicanos. Cuando arribara Hernán Cortes, el sistema económico y político se había desarrollado como una teocracia imperial y opresivo. La elite de los Aztecas financiaban sus extravagantes estilos de vida, extrayendo tributo de otros, conquistando otros pueblos como los Mixtecas, Mayas y Zapotecas. Los sacerdotes y burócratas moraban en elegantes palacios con cientos de sirvientes, todo a expensas de las villas agrarias comunales.

Pero lo que los mexicas consideraban su salvación, los españoles, de inmediato también se daban a la tarea de extraer dolosos impuestos, incluyendo trabajo forzado, tributos y después, un impuesto de 8% sobre importaciones y exportaciones. Muy pronto, como Moctezuma, los conquistadores empezaron a crear monopolios gubernamentales y cargar precios ridículos a los consumidores. Así, el sistema regulatorio e impositivo, la distribución de propiedad y privilegios, simplemente se estableció a imagen y semejanza del rancio sistema de España. Un sistema que, cuando los reyes católicos Fernando e Isabel de Castilla, tomaron control de las cortes, nulificaron los esfuerzos liberales de Valencia, Aragón y Catalonia, para establecer lo que era el sello español; mercantilismo.

De esa forma el futuro económico de España y de América Latina, se forjarían bajo los precursores del socialismo; el mercantilismo, el feudalismo y las ambiciones imperiales de Castilla, quien había financiado el descubrimiento de América, establecía un control total sobre el nuevo mundo. Ahora entendía con gran claridad, por que la gran diferencia entre el crecimiento y desarrollo de Mexico y los EEUU.

No comments:

Post a Comment