Monday, May 22, 2017

Bill Gates, populismo empresarial… contra los robots

Bill Gates, populismo empresarial… contra los robots

45260755_S













Por Juan Morillo Bentué
Bill Gates es partidario de que los gobiernos cobren un impuesto a los robots. Una ocurrencia populista que no viene de un político, sino de un empresario. Nada extraño. Gates argumenta que en los próximos 20 años habrá una cantidad importante de actividades en las que los humanos van a ser reemplazados por los robots y que, por tanto, éstos deberían pagar impuestos.
El señor Gates, curiosamente uno de los pioneros de la industria informática, está mal informado y desconoce los principios básicos de la economía. Desconoce que precisamente la automatización informática está creando nuevos sectores e innumerables puestos de trabajo. Desalentar la automatización mediante impuestos sería impedir la entrada al mercado de trabajo a millones de personas.


Un robot no deja de ser un bien de capital. Y la economía se hace más productiva gracias a los bienes de capital. Es decir, con los mismos inputs (horas trabajadas, por ejemplo) podemos tener más outputs (producción).
Ciertamente se destruirán empleos en las industrias que se automaticen… pero para crearse otros de más valor a la sociedad. La automatización permitirá satisfacer nuevas necesidades que hasta ahora era imposible satisfacer, por lo que se crearán nuevas industrias y sectores que crearán más empleo y riqueza en la sociedad.
Dicho de otra manera: la economía es dinámica, las necesidades y preferencias de la sociedad van evolucionando y cambiando, lo que hace que los distintos sectores de la sociedad también evolucionen.
Es bueno que los trabajos que pueda hacer una máquina los haga una máquina. En determinados trabajos simples y mecánicos, una máquina es más productiva que una persona. Y esto hará que se satisfaga mejor la demanda y a precios más reducidos. Los trabajadores realizarán trabajos de más alta cualificación en donde se añada más valor añadido. Estamos obligados a no ser robots ni máquinas.
Además, si lo que nos preocupa es la recaudación fiscal (enfoque inadecuado en mi opinión) debemos entender que ésta aumentará, debido a la eficiencia y al aumento de la demanda propiciado por la automatización y el aumento de productividad.
Finalmente decir que Bill Gates no define qué es un robot (quizás intencionadamente). ¿Un ordenador no es una herramienta de automatización? ¿Y un software? Seguro que el empresario multimillonario gracias a sus contribuciones a la industria informática no estará del todo de acuerdo.
¿Y estaría de acuerdo en expropiar toda la fortuna de los multimillonarios para compensar las pérdidas de trabajos provocadas por la evolución de los ordenadores? 

No comments:

Post a Comment