Sunday, April 2, 2017

Presión internacional forzó a Maduro a dar marcha atrás al autogolpe de Estado

(la patilla)
“Venezuela está siendo objeto de un ‘linchamiento’ político, comunicacional y diplomático”. (la patilla)
Las críticas y presiones internacionales lograron que la dictadura venezolana le ordenara al Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) que diera marcha atrás al golpe de Estado que causó conmoción en todo el mundo. Tras dicha orden, este tribunal decidió, por medio de dos nuevos fallos, revertir la sentencia que anulaban a la Asamblea Nacional.
Si bien es cierto que aún se consideran invalidas las actuaciones del Parlamento en Venezuela por supuesto “desacato”, distintos líderes internacionales forzaron al presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, a revisar la sentencia considerada como un autogolpe de Estado.

Una de las mayores sorpresas, tanto a nivel nacional como internacional, fue la declaración de la fiscal general oficialista, Luisa Ortega Díaz, quien confirmó que el TSJ y el régimen de Nicolás Maduro perpetraron un autogolpe de Estado en el país suramericano, siendo este un impulso previo para la decisión de anular la sentencia.
Sin embargo, llamó la atención que quien horas antes había condenado las decisiones del TSJ no asistiera a la reunión que buscaba solventar “lo más rápido posible” el impase que surgió entre el Ministerio Público y este tribunal, a raíz de las sentencias que este último emitió contra la Asamblea Nacional.
La decisión de revertir la sentencia se tomó la madrugada de este sábado 1 de abril, durante una revisión de las sentencias, por el Consejo de Defensa de la Nación solicitada por el gobernante del país.
Decisiones como el del gobierno de Perú (primer país en pronunciarse ante decisión del TSJ) de retirar a sus embajador, pudieron haber influido en el aborto del golpe de Estado.

Colombia, Chile, México, Argentina, Brasil y hasta el secretario general de la OEA, Luis Almagro, se sumaron al ejemplo de Perú y repudiaron las acciones del régimen.
Asimismo, se prenunciaron Costa Rica, Panamá y la Unión Europea, quienes exigieron que se restituyeran los poderes públicos y se revisara el orden democrático y constitucional del país.
El Gobierno español también se pronunció y explicó que “si se rompe la división de poderes, se rompe la democracia. Por la libertad, la democracia y el Estado de derecho en Venezuela”.
La Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) también condenó las sentencias del TSJ y consideró que se trató de una usurpación de funciones y un irrespeto a la democracia. Por su parte, el alto comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, Zeid Ra’ad Al Hussein, pidió al TSJ que reconsiderara su decisión.
Hasta Alemania denuncio el “autogolpe de Estado” en Venezuela y pidió al régimen regresar a “estructuras y principios democráticos”.
Estados Unidos también condenó el fallo del TS y la Cámara de Senadores de Bolivia respaldó a la Asamblea Nacional de Venezuela y repudió el Golpe de Estado en Venezuela.
“Venezuela está siendo objeto de un ‘linchamiento’ político, comunicacional y diplomático. De un acoso brutal de fuerzas muy oscuras que quieren ponerle las garras a nuestra patria”, dijo el mandatario venezolano, tras la presión ejercida por diferentes de países.

No comments:

Post a Comment