Monday, April 24, 2017

NADIE AGUANTA UN CAÑONAZO DE $50,000



REFLEXIONES Y RECUERDOS LIBERTARIOS
Ricardo Valenzuela
  
Como tenebroso eco de la marcha del domingo 27 del mes pasado en la ciudad de México, surgen ahora interpretaciones verdaderamente peligrosas: “el origen de esa rugiente ola delictiva.” Pero tal vez la más irresponsable sea la que identifica sus causas con los niveles de pobreza y provoca que, algunos miembros de la sociedad casi justifiquen nuestros chuchos rotos porque según ellos, la ruina no deja otra alternativa.

La pobreza en nuestro país no es novedad como afirman políticos demagogos, luchadores sociales, líderes religiosos y de esa forma explicar la explosión de la criminalidad que llega a niveles de emergencia nacional. La ruina ha existido durante los casi 200 años de vida independiente en un país que naciera con las recetas equivocadas. Simón Bolívar a inicios del siglo XIX ya advertía hacia donde nos dirigíamos: a la ruina y el caos.


Este movimiento encabezado por el líder de la facción mexicana de los perfectos idiotas latinoamericanos, el Peje Lopez Obrador, es una muestra más de sus venenosas inyecciones al potaje nacional convertido ya en algo venenoso. Pero en un país en el cual se bendice la pobreza y se condena la riqueza, resulta paradójico que ahora se culpe a esa bendición de la gran enfermedad nacional. Pero aun más irresponsable es hacerlo sin bases que sustenten esa afirmación.

Pues hay noticias para los redentores. La revista The Economist y otras organizaciones de prestigio mundial publican un estudio titulado: “El mundo en cifras.” Esta es una seria auditoria de la situación de los países del mundo en sus diferentes variables y, ¡oh sorpresa! Uno de los renglones analizados es el de la criminalidad y los primeros 15 lugares, son ocupados por las naciones más ricas entre los que citan Suecia, Suiza, Bélgica, EU, Francia, Alemania, Dinamarca, Inglaterra etc. Es decir, no identifican relación entre pobreza y criminalidad.

Aclaran el que Mexico y Colombia no se consideraron para esta lista de delincuentes puesto que, sus niveles de criminalidad son tan ofensivos que hubiera sido vergonzoso el exponerlos en toda su magnitud, sobre todo cuando ante ese orgullo tercermundista, nos ofendemos cuando alguien con etiqueta mostrenca nos lo refriega en la cara hiriendo esa trillada y mal entendida soberanía nacional.

Pero cuando pasamos al cuadro calificando la corrupción, de 80 países analizados siendo Finlandia #1 el menos corrupto, Mexico ocupa el #59 por debajo de Colombia, Perú, Nigeria, Brasil, Bulgaria, Jamaica. Sin embargo, países de los más pobres del mundo, son también en los cuales el crimen se ubica en niveles soportables como el caso de algunas de las naciones africanas, orientales e inclusive árabes.

Ahora, aun cuando Mexico no es precisamente la imagen de la prosperidad, tampoco es de los países paupérrimos lo cual, podría servir a nuestros luchadores sociales para justificar la criminalidad. Mexico es la novena economía del mundo con un PIB de 620 Billones de dólares. Aun cuando en ingreso per capita ocupa un vergonzoso lugar #59 entre los 70 analizados, es muy superior al de países como Polonia, Hungría, Costa Rica, en donde el crimen no es un problema que afecte de la forma que ya arriba al hartazgo de la sociedad mexicana.

Pero nuestros luchadores continúan culpando de esa pobreza a las políticas neo o liberales de los gobiernos. Esto nos indica el que Mexico es un fenómeno ultra planetario cuando supuestamente aplicando esas medidas de libertad—responsables por la prosperidad de otros— ocupa el lugar #69 de los 80 analizados precisamente en cuanto a sus libertades económicas. Porque Sres. Redentores, el liberalismo es eso; liberalizar las economías de los yugos estatales y al parecer como todo lo que sucede en nuestro país, un proceso de semblante aritmético en México ha producido el efecto químico.

Pero sigamos la lógica de nuestros “perfectos redentores” para después de leer en sus profundas reflexiones detectar la problemática. “La liberación económica implementada en México durante los últimos años nos ha llevado a la pobreza. La pobreza ha provocado esos niveles insostenibles de crimen,” entonces, la solución que asoma su lógica científica, es regresar al nacionalismo revolucionario con el cual tan bien nos fue y, misión cumplida.

Pero tengo dudas. Si aplicamos el liberalismo, ¿como es posible que en la lista de libertades económicas nos situemos en el lugar #59 de 70? Si esas liberaciones son causa de tanta pobreza, ¿como es posible que los países más liberados sean los más ricos? Porque ese es el caso de Hong Kong, Singapur, Nueva Zelanda, Dinamarca, EU, Inglaterra en donde su ingreso per capita se sitúa por arriba de los $30,000 dólares, es decir, cinco veces el de Mexico. Y la última, si la pobreza produce crimen, ¿como es posible que en la lista de criminalidad mundial en los primeros 10 sitios, no aparezca algún país pobre?  

Me parece que nuestros redentores le ladran al árbol equivocado y como las madres alcahuetas, de alguna forma tratan de justificar la mala conducta de sus retoños. El economista y filósofo David Friedman afirma que el criminal es un tipo frío y reflexivo que luego de evaluar sus alternativas, de acuerdo con su cuadro de valores simplemente decide la más atractiva es el cometer su delito.

El ser humano no arriba al mundo criminal por un destino incontrolable, sino por el camino de sus diabólicos pensamientos y deseos. Ninguna mente pura repentinamente aborda al  mundo criminal causado por presiones de fuerzas exteriores. Los pensamientos criminales han morado en su interior durante tiempo y en su oportunidad, producen sus conductas. Las circunstancias no hacen al hombre, solo lo revelan.

El problema en nuestro país es mucho más complicado de lo que gritan nuestros redentores enarbolando pobreza. Es el proceso de putrefacción que ha sufrido nuestro tejido social y nos priva de aquello que Jefferson afirmaba como el gran secreto de las naciones: “El carácter de su gente” y ello, es responsabilidad de todos; iglesias, gobiernos, escuelas, familias…..la sociedad civil que miserablemente ha fallado.

El ser humano evoluciona a plenitud cuando deja de lamentar sus desgracias e inicia esa búsqueda de la justicia que debe regular su vida. Y cuando adapta su mente a esas fuerzas dejando de culpar a otros por sus desgracias, construye el futuro utilizando sus dolorosas condiciones para descubrir sus poderes y así, modificar su conducta y su vida. Ello es el carácter de una nación.  

No comments:

Post a Comment