Monday, April 17, 2017

La gran enseñanza del Brexit para México: El arrepentimiento actual


Tal cual

Ángel Verdugo
 

La gran enseñanza del Brexit para México: El arrepentimiento actual

Hoy ya es tarde; las consecuencias se empiezan a sentir, y no hay vuelta de hoja. La posición de los socios más influyentes de la Unión Europea ha sido clara: Te vas, porque esa fue la decisión que tomaste.

Hoy, seguramente ya lo advirtió usted, en México contamos con millones de especialistas en el proceso de separación de Reino Unido de la Unión Europea (Brexit). Los analistas más prestigiados, —que saturan los espacios mediáticos—, forman parte, sin duda, de ese gran ejército.
No hay para ellos, algo que ignoren del tema. Usted pregunte; ellos, conocedores, le responderán (No le aseguro que la respuesta sea correcta, pero eso sí, algo le responderán porque, ante cualquier tema, no saben quedarse callados. Como solemos decir en mi pueblo, no tienen ciencia aborrecida).
En relación con ese proceso que según aclaran nuestros expertos, podría durar dos años, quiero comentarle un aspecto poco tocado del mismo: ¿Cuál es la enseñanza que México y los mexicanos podríamos extraer, del proceso que llevó a Reino Unido a decidir dejar la Unión Europea? (Del proceso mismo y sus especificidades, dejaré que sean los expertos los que den sus sesudas opiniones).



De entrada, sujeto a que en los meses siguientes surjan nuevas conclusiones acerca de las causas de aquella decisión, me atrevería a afirmar que la gran enseñanza que dicho resultado nos deja a los mexicanos, es el arrepentimiento que se advierte hoy en Reino Unido, dadas las consecuencias que se dan por sentado enfrentarán, como consecuencia de la decisión tomada por los electores.
Dicho arrepentimiento, producto de ver un futuro incierto y complicado —que hoy muestran los que votaron en favor de la salida—, se ve acompañado por el coraje de quienes, habiendo votado por la permanencia, buscan ahora cómo paliar los efectos negativos a enfrentar en lo laboral, y en lo personal y familiar.
Arrepentidos de una decisión tomada con base en mentiras y la demagogia de políticos sin escrúpulos, aceptan que su ignorancia fue mala consejera en cuanto a las ventajas y beneficios que significa pertenecer a un bloque de la importancia de la Unión Europea.
Hoy ya es tarde; las consecuencias se empiezan a sentir, y no hay vuelta de hoja. La posición de los socios más influyentes de la Unión Europea —Alemania, Francia e Italia—, ha sido clara: Te vas, porque esa fue la decisión que tomaste. Dicho de otra manera, la decisión no fue de un bebé, carente éste de la madurez obligada para una decisión así. Regresemos ahora a México.
Frente a la decisión que cada uno de nosotros tomará el año próximo, ya en la casilla y con la Boleta en mano para decidir a quién queremos como Presidente de la República, puede pero no debería, ser tomada como lo hicieron millones de ingleses en favor del Brexit; de ahí su arrepentimiento hoy, no lo olvidemos, totalmente fuera de lugar.
Deberemos votar con pleno conocimiento de lo que implica entregar nuestro voto, a éste o aquél, y de las consecuencias de entregarlo a éste o aquel partido. Habría que votar con plena consciencia de la decisión a expresar en la Boleta porque, al igual que en Reino Unido, al otro día no valdrá arrepentimiento alguno, pues no será posible regresar el tiempo para cambiar el sentido del voto.
La elección del año próximo, será nuestra graduación como adultos; también como ciudadanos responsables de nuestras decisiones, y de construir nuestro futuro.
Por eso digo, la gran lección del Brexit, no es otra que votar con plena consciencia de a quién damos el voto y, junto con pegado, de las consecuencias de dicha decisión porque, al igual que allá, aquí tampoco habría regreso.

No comments:

Post a Comment