Monday, April 24, 2017

EL ÚLTIMO PARA EL GIPPER



REFLEXIONES LIBERTARIAS
Ricardo Valenzuela
Image result for ronald reagan cartoons
La primera vez que escuché el nombre de Ronald Reagan, fue en la ciudad de Mexico cuando Alonso Ibáñez me afirmara que ante lo que percibía como clara ruta hacia un caos internacional, la mejor alternativa para los EU en las elecciones presidenciales de aquel 1976 era ese para mí desconocido hombre. Pero los deseos de Alonso no se cumplirían y, en una delicada época de su historia, los EU elegían a uno de los presidentes más débiles que hayan portado: Jimmy Carter.

Jamás imaginé el impacto que Ronald Reagan tendría en mi vida puesto que al arribar a los EU años después, encontraba un país en el caos anunciado mostrando un desconocido rostro reflejado en una Stagflación, propulsada por la depresión emocional colectiva de la Malasie de Carter. Un país en el cual ante una capirotada de confusas ideas sin mapa ni propósito, perdía el orgullo, el rumbo y la confianza en su futuro.


Pero meses después al atestiguar su nominación como candidato a la presidencia, se iniciaba mi educación liberal cuando al escuchar su discurso de aceptación, definiera con claridad el horizonte que ofrecía a un país el cual durante los últimos 20 años que, iniciaran con el asesinato de Kennedy y cerraban con la fatal administración de Carter, perdiera el espíritu que lo había transformado en la país mas poderoso de la tierra.

Cuando ante un abarrotado estadio de escépticos concurrentes, devela su visión para la restaurar una nación no sólo en crisis económica, sino en crisis moral; el país entero empieza a sentir el efecto la primera inyección que lo volvería a la vida. El optimismo de Reagan contrastaba con la figura deprimente de su contrincante Jimmy Carter y a media que su discurso progresaba, la confusión que me provocara abandonar mi país, se disipaba para recibir un brillante rayo de luz que iluminaría el camino de mi extraña búsqueda.

Sin utilizar la palabra liberalismo lo definía con una claridad inspiradora. Me impresionaba la forma en que arremetía contra la toma por asalto de ese monstruo convertido en gobierno, desplazando a la sociedad civil de sus campos tradicionales hasta llevarla a su lecho de agonía. Fijaba así como el gran objetivo; encoger el aparato gubernamental y arrancar de las espaldas de los ciudadanos esa pesada carga.

Anunciaba luego su lucha frontal contra el imperio diabólico; el comunismo de La Unión Soviética, definido ya antes por uno de los colaboradores de Carter como la más grande aberración económica, politica, filosófica y social del siglo XX la cual, amenazaba con devorar el mundo entero cuando ya se apropiaba de la mitad, sin detener su avance.

Reagan se convertía en Presidente en una elección que ganaba de forma arrolladora. Durante sus primeros meses cuando de forma decidida corta la parranda keynesiana que embriagaba al país, los americanos sufrían los estertores de una cruda no conocida cuando con la primera cucharada contra la inflación, los intereses alcanzan niveles nunca experimentados. Sin embargo, el hombre ni siquiera parpadeaba para continuar su jornada.

Derribaría luego infinidad de mitos económicos como: “Los déficits producen aumentos de los intereses,” siendo que estos caían en cascada; “los recortes de impuestos dejarán sin recursos al gobierno para cumplir con sus funciones,” cuando con sus recortes los ingresos del gobierno federal aumentaban en un 95% demostrando que, el problema de los déficits, era el compulsivo gasto del congreso; “sus políticas económicas budú llevarían al país a una depresión,” siendo que para 1984 el PIB se había incrementado en  un 70% en relación al de Carter. De esa forma encabezaba el periodo de prosperidad mas largo de la historia.  

Michael Dell creador de la fabrica de computadoras, afirma el que, las políticas de Reagan fueron lo que provocó la revolución tecnológica que en estos momentos levita a los EU hacia alturas nunca imaginadas: Gobierno limitado, desregulaciones y mercados abiertos le dieron cauce a los fondos de “Venture Capital” para lanzarla. Esta revolución provocaba el que el PIB de los EU durante los últimos 20 años, se haya triplicado.

Sin embargo, poca gente alrededor del mundo está conciente de la forma en que este hombre cambió el rumbo de la humanidad. El tomarse de la mano con Margaret Thatcher para proveer al comunismo de eutanasia, permite en estos momentos presentar una fisonomía mundial histórica. China, la India, Rusia y todos sus países satélites, se han sumado a este nuevo mercado global y abierto lo cual, dibuja un nuevo mapa complicado para descifrar, pero de grandes oportunidades para aquellos que sean capaces de leerlo con inteligencia.

De las cientos de presiones que Reagan tuvo que enfrentar, la mas agresiva sería la del  grupo conocido como “los revisionistas” el cual, constituía un ejercito de brillantes mentes que durante toda la década de los 80s, exigían el que los EU abandonaran su ruta de liberalismo democrático para adoptar el nuevo capitalismo estatal japonés que asombraba al mundo. Pero Reagan jamás vacilaría para continuar el rumbo decidido y por el contrario, con seguridad lo arreciaba. Era ahora el nuevo frente a donde se cambiaba la partida mundial de póquer que definía el futuro.

Los revisionistas se equivocaron. El mismo año que Reagan abandonara la presidencia, Japón se sumía en una profunda y larga recesión que sólo cuando el país nipón adoptara las ideas de su “budú económico,” iniciaría su penosa recuperación, la cual vive en estos momentos. Meses después de forma estrepitosa se derrumba la Unión Soviética para dejar a los EU como la única potencia hegemónica del planeta.

Reagan alguna vez definió al estadista como: “El guardar una visión, soñar para todos un mundo mejor y tener el valor, la persistencia y la paciencia para convertir el sueño en realidad.” El Gipper sin duda fue un hombre de gran visión para definir su destino. Fue también un hombre de acción ante situaciones inciertas que nunca lo inmovilizaron. Pero sobre todo, fue un hombre de consenso que lograba articular sus visiones, para que otros las tomaran como suyas.

Al despedirse como presidente en 1999, le afirmaba a su pueblo que una brillante ciudad los esperaba en lo alto de la colina y lo mejor estaba todavía por llegar. Ese pueblo iluminado por esa luz entiende que el futuro ha llegado y acudieron a despedirlo cuando con agradecimiento y admiración, le daban el último adiós al gran Gipper.

No comments:

Post a Comment