Monday, April 24, 2017

EL APOSTOL DEL LIBRE COMERCIO



Ricardo Valenzuela
Image result for ernesto zedillo cartoon  
Uno de los secretos del éxito de los países ricos y desarrollados, siempre ha sido la apertura de sus mercados y su deseo compulsivo de participar en el comercio internacional. Desde la época de Adam Smith y su “Riqueza de las Naciones” que en su momento fue la Biblia de conversión de Inglaterra de una nación de pastores, a la nación mas rica y poderosa del siglo XIX, hasta la fenomenal recuperación de Japón y Alemania de ser dos naciones en ruinas después de la segunda guerra mundial, a ser en solo unos cuantos años dos potencias económicas que en su momento le llegaron a disputar el liderazgo a los EU, el comercio internacional ha sido pilar de crecimiento y desarrollo. 


Con el avance de la cibernetica y las comunicaciones modernas, el comercio mundial ha sido catapultado a niveles inimaginables hace solo unos cuantos años, de tal forma que ya en estos momentos empieza e ejercer cierta presión en los mercados financieros para satisfacer sus demandas, aun ante la liberación de la que este sector también ha sido objeto. Cada día la participación del comercio internacional en la configuración del PIB de las naciones es mas importante. De hecho, podemos claramente ver como las naciones que controlan el comercio mundial, son las mas ricas y poderosas de la tierra. Algunas de estas naciones no tienen ni siquiera recursos naturales para elaborar los productos que exportan, pero se han convertido en “coordinadores” del las fuerzas que participan en los esquemas que lo llevan a conquistar los mercados. El ejemplo mas dramático; Hong Kong con sus 1000 Km. cuadrados de territorio, se ha convertido en el exportador del mundo.

La iniciativa que desencadenó en el descubrimiento de América por Cristóbal Colon, fue de hecho provocada por el deseo de la corona de España de incrementar su comercio con la India y el Oriente, por lo que pensaban encontrar una ruta mas corta hacia esas tierras. Sin embargo, con el gran descubrimiento del nuevo mundo, España durante los siguientes mas de tres siglos se dedicó a la explotación de la riqueza natural de sus colonias, a través de un sistema de control draconiano que no permitió el desarrollo de la creatividad e iniciativa de sus nuevos súbditos, mucho menos su comercio con otros países o colonias. En las colonias inglesas sin embargo, su primera rebelión fue causada por su deseo de comerciar con el mundo. En 1650 el parlamento inglés aprobó el primer acto de navegación prohibiendo al estado de Virginia el comerciar con estados ajenos a el trono de Inglaterra. Esta fue la chispa que cien años después encendiera la guerra de independencia americana.  

En los EU de la época moderna se tuvo que sufrir la gran depresión que se extendió por todo el mundo en los años 20s y 30s, como producto de las políticas proteccionistas de Hoover----quien siendo Secretario de Comercio en la administración de Harding----trató de resolver un problema que se había creado por la estrategia del Fondo de la Reserva Federal, de inflar la oferta de dólares en su esfuerzo para ayudar a Inglaterra. El futuro presidente con una muy miope visión utilizando la vieja estrategia mercantilista de es pecado tener mas importaciones que exportaciones, estableció una serie de barreras al comercio mundial, representadas por la ley Smoot—Hawley, que vinieron a dar el tiro de gracia a la economía mundial, abriendo la puerta para la toma por asalto del país de parte de los Keynesianos en la figura de Rossevelt.

El México “moderno” postrevolucionario adoptó la también miope estrategia del mercantilismo, el proteccionismo, la substitución de importaciones etc, que durante todo el siglo que acaba de terminar, frenó el progreso del país, y sobre todo, su inclusión en el contexto internacional. En México durante décadas nos tuvieron engañados con la falacia de “la maldición de las importaciones,” siendo que ha sido la herramienta principal de progreso para las naciones desarrolladas. El maestro Art Laffer afirma; “el motivo mas importante de exportar, es para tener los recursos necesarios y poder importar.” El gran economista francés Federico Bastiat a mediados del siglo XIX, por primera vez hizo ver al mundo como la burguesía francesa utilizaba el proteccionismo comercial para mantener el poder que los mercados libres les negaban.

El presidente Zedillo a lo largo de toda su administración ha recibido toda clase de criticas. Desde el error de Diciembre, hasta el tibio manejo de problemas como el de la UNAM, el de Chiapas, los candados que le tendieron etc. Sin embargo, el presidente se acaba de anotar un triunfo en un evento que los mexicanos en mi opinión, no le han dado la importancia de su dimensión; la firma del tratado de libre comercio con la Unión Europea. Este acuerdo lo describe el Wall Street Journal como el mas importante que la Unión Europea haya establecido con un país extraño a sus miembros. Este acuerdo estará operando en toda su extensión para el año 2007, y desarrollará una nueva relación comercial para México similar a la que ya tiene con EU y Canadá. Esta es una nueva y muy atractiva avenida para incrementar la presencia de las empresas europeas en América Latina y allegarnos de tecnología.

Esta es también una nueva avenida para incrementar el flujo de inversiones Europeas en América Latina, la cual en 1998 fue inclusive superior a la de los EU. Abre este nuevo pacto también el camino a las empresas mexicanas hacia los sofisticados mercados de capital europeos, para ya no depender totalmente de los de EU. Dará la oportunidad a las compañías europeas de tener acceso a la mano de obra barata que ya por años ha beneficiado enormemente a sus mas serios competidores; los EU. Por otra parte, ahora México tendrá acceso a un mercado de casi 400 millones de consumidores con un gran poder de compra, y a quienes en estos momentos solo les vende 4,000 millones de dólares, de los 150,000 millones que representan nuestras exportaciones. Una prueba de lo que esto puede ser, es el anuncio de Renault de establecer una planta en nuestro país con una inversión de 400 millones de dólares.

México así se convierte en el único país del mundo con acuerdos comerciales con las dos grandes potencias globales; EU y la Unión Europea. Corre el rumor que en estos momentos se está ya negociando un acuerdo similar con Japón. De esta forma nuestro país se convierte en el centro internacional de comercio entre los dos océanos. Con acuerdos de esta naturaleza, mas que abrir la puerta a los mexicanos a otros mundos materiales, se les abre la puerta de un mundo diferente de ideas, conceptos, ideologías que sin duda vienen a enriquecer nuestra base cultural y de negocios.

El presidente Zedillo callado, sin hacer ruido, mientras que sus detractores tratan de recuperar espacios políticos, le meten candados, le sabotean la privatización de la energía eléctrica tan urgente, él ha seguido adelante liberalizando---a su estilo---la economía mexicana. Mientras Labastida se toma fotos con Echeverría y éste lanza su viejo grito de batalla; “arriba y adelante,” Zedillo serio y callado, sin que los revolucionarios lo entiendan, se suma a la virtualización del mundo. La economía mexicana---después del via crucis---da señales positivas. En mi mente no hay duda de la causa de esta “recuperación,” han sido las políticas tibias si se quiere, pero efectivas de Zedillo, para seguir desarrollando los mercados, el libre comercio, para incluir a México en esta etapa de prosperidad cibernética, a pesar de los revolucionarios. Vaya después de muchas criticas de este humilde vaquero de Sonora, un saludo y reconocimiento al presidente por este gran logro.         

No comments:

Post a Comment