Tuesday, March 7, 2017

Pancho Villa llora como una mujer y se deja caer dos o tres veces cuando el chacal de Victoriano Huerta lo manda fusilar.

Pancho Villa llora como una mujer y se deja caer dos o tres veces cuando el chacal de Victoriano Huerta lo manda fusilar.


A lo que vamos, si observamos con atención esta foto de Villa, nos daremos cuenta que se tiene mucho que investigar y que contar, se me vienen a la mente una sola pregunta que quizás nunca lo sabremos, en donde quedo la foto de Villa, si es que se tomo, cuando el pelotón de fusilamiento estuvo a punto de arrebatarle la vida, cuando este se dejo caer dos y tres veces llorando como una mujer y resistiéndose a no ser ejecutado, se dice que para hacer tiempo ya que sabia que el general Emilio y el teniente coronel Raúl Madero, hermanos del presidente Francisco I. Madero, telegrafiaban para suspender la ejecución.


A Villa lo qu
ería matar el Chacal de Huerta por una aparente insubordinación pretextando el robo de una yegua y ordena al general Navarrete fusilarlo.



Años después, alguien le preguntó sobre aquel bochornoso hecho, Villa respondió: "Yo nunca había tenido miedo de morirme, pero en aquella ocasión vi. tan cerca mi fin, que me pasó como un relámpago por el pensamiento la idea de que todo el navegar de mi vida había sido para nada".



Solo contamos con esta foto, aquí se ve a Villa dándole la espalda al paredón, el sol le pega fuertemente en su rostro y se baja el sombrero hacia el frente con su mano derecha. Y su mano izquierda como si tomara un cigarro para calmar los nervios, pero sabemos que Villa no fumaba, mas bien parece que su mano la

empuñaba constantemente como tratando de convencer. Mas bien, aquí vemos a un Villa negociando su situación con el pelotón, que por cierto, me llama la atención que no apuntan con sus rifles a Villa creo que en ese momento Villa era coronel el nombramiento se lo dio Fco. I. Madero, el 24 de abril de 1911en el campo de operaciones de Ciudad Juárez.



Es extraño pensar que el fotógrafo anónimo se le haya pasado captar el momento en que cobardemente Villa llora y se tira al suelo suplicando por su vida al general Navarrete.


Ya para terminar, aquí les dejo una narración del Sonorense nacido en el puerto de Guaymas, Adolfo De la Huerta. Presidente de México en 1920, buen amigo de Pancho Villa, en donde cuenta en sus memorias sobre el fusilamiento de Villa.



Según De la Huerta, el general Navarrete, fue un hombre que valió mucho, pero que no supo conocer a Villa, por que lo vio llorar cuando lo iban a fusilar.



"Aparentemente tiene razón Navarrete, no conociendo los sentimientos de Villa. Dicen que todo el mundo le cree muy valiente, pero que era un cobarde, que el lo vio llorar, hincarse y quien sabe cuantas cosas más.



El hecho es cierto, Villa mismo me lo refirió, pero no fue cobardía.



Cuando veníamos de Jiménez, ya llegando a Torreón, le dije: "Este lugar no debe tener muy buenos recuerdos para usted, pues es donde el chacal Huerta quiso arrancarle la vida.



-¡Ah, si jefe, que momento tan triste!- y continuo. - ¡Pensar que iba a morir como ladrón por que había recogido una yegua con mis fuerzas !. Una yegua de los ricos para salvar las causa de los pobres y que yo le había dicho al jefe de mi Estado Mayor que diera el "vale", por que cuando veníamos con el maderismo y recogíamos las cosas, se daba un vale para que les pagaran después. Y esa yegua la necesitábamos y yo la había agarrado y eso le sirvió de pretexto a ese que venia entonces a las ordenes de nuestro querido don Pancho.



¡Y pensar que me iban a arrancar la vida por ladrón!...¡Considerado así por los mismos hombres que yo adoraba!, ¡a quien yo quería tanto!. No tiene usted idea jefe, ¡qué tristeza tan grande se apoderó de mí!



¡Lloré, lloré, jefe, como una mujer!. Era el dolor mas grande de mi vida: morir injustamente por la mano que movía aquel por quien yo había luchado tanto y que tanto quería.



- Se refería naturalmente, a Madero. Las fuerzas de Victoriano Huerta, que entonces servían al Maderismo, eran las que lo iban a ejecutar".



Pero lo supieron los hermanos Madero y don Emilio sin demora telegrafío a don Pancho y ya cuando habían formado el cuadro, y mientras Villa se dejaba caer dos y tres veces resistiéndose, por que sabia que estaban telegrafiando a don Pancho y quería dar tiempo para que llegara la orden suspendiendo la ejecución.



Aquello fue lo que impresiono mas a Rubio Navarrete y le inclino a calificar a Villa de cobarde y acaso también porque Villa les pego "hasta por debajo de la lengua" y naturalmente les quedo en rencor a los federales hasta su muerte, pues Villa fue siempre el azote de los Federales y si me inclino a creer lo que dijo Villa respecto a

que ellos siempre atacaban por la retaguardia y que "les pegaban el las costillas " a los Oroquistas.



Es muy probable que haya sido así y eso contribuyo grandemente a las victorias que Huerta pudo obtener sobre los que habían derrotado a González Salas. No se exactamente sobre esa fase del triunfo militar de Huerta; en cambio si estoy seguro de la pesadumbre de villa, que le hizo llorar y manifestar aquella aparente

debilidad y que se debió a su gran dolor, a su pena porque lo acusaran de ladrón y lo mataran las mismas fuerzas del hombre a quien el adoraba.



Tenia verdaderamente adoración, fanatismo por Madero, como después lo tuvo por mi. Todos lo que andaban con Pancho Villa lo sabían muy bien; su cariño por mi lo gritaba a los cuatro vientos. Eso era conocido de todo el país. Según las palabras de don Adolfo de la Huerta.

No comments:

Post a Comment