Thursday, March 2, 2017

La Telaraña de la Economía Mundial (Segunda parte, John Kennedy)



REFLEXIONES LIBERTARIAS
Ricardo Valenzuela
“El dólar representa una deuda a cargo del FED. Pero el FED luego fabrica dinero con su varita mágica, de la nada, acude luego a la Tesorería para comprar Bonos emitidos por  Gobierno Federal, que también los fabrica como el mago del sombrero, de la nada, para financiar al gobierno. Pero todo este esquema es deuda que se acumula a cargo de los estadounidenses, que están obligados a pagar con intereses”.

Wright Patman

En los años 30 el ex banquero, Louis T. McFadden, era elegido Congresista Republicano representando a Pensilvania, y fungiría luego como Presidente del Comité de Bancos y Moneda del Congreso. Desde su llegada a la cámara de representantes inició una lucha frontal contra el FED, los Rothschild, políticos que los protegían, y empresarios que se beneficiaban, haciendo declaraciones en foro del congreso como:

“En este país tenemos una de las instituciones más corruptas que el mundo haya conocido. Me refiero a la Reserva Federal. Esta diabólica organización ha empobrecido al pueblo de los EU y ha quebrado nuestro gobierno. Y lo ha hecho a través de sus corruptas prácticas para enriquecer a los buitres que lo controlan”.


Después de muchas denuncias como esta, McFadden sufrió varios atentados fallidos contra su vida, hasta que en 1936, visitando la ciudad de Nueva York con su esposa, repentinamente cayó gravemente enfermo y horas después fallecía. Se especula que fue envenenado en una comida que asistió ese día. Hay una corriente de pensamiento que afirma McFadden, sería la inspiración de John Kenndey en la cruzada que el iniciara contra el Fed.

El 4 de Junio de 1963, en los EU fue emitida una orden ejecutiva presidencial—Order 11110—con el propósito de nulificar el poder del Rothschild Bank para que, operando como monopolio, continuara prestando dinero al gobierno federal de los EU. Con el movimiento de su pluma, el presidente Kennedy declaraba que el banco privado propiedad de los Rothschild, El Fondo de la Reserva Federal, muy pronto cerraría sus puertas.

Sabemos ahora que esa orden ejecutiva nunca fue cancelada, modificada o sustituida por alguna otra subsecuente. Es decir, en estos momentos es aun válida. Cuando el presidente Kennedy firmó este documento, regresaba al gobierno federal de los EU, a través del Departamento del Tesoro, el poder constitucional de emitir dinero sin tener que acudir al banco privado de los Rothschild, El Fondo de la Reserva Federal.

La Reserva Federal

El gran mito que flota alrededor del mundo, es la infantil leyenda que cubre el verdadero rostro de la vieja creatura de Jekyll Island, La Reserva Federal. Y es que para muchos pudiera ser una gran sorpresa enterarse que el famoso FED, no es una agencia del gobierno de los EU. Esta organización no es federal y mucho menos propiedad del gobierno de los EU, es un organismo privado que opera de forma casi secreta, sigilosa y sin control.

Es más, la constitución de EU prohíbe operaciones como las que desarrolla esta institución. El artículo 1, Sección 8 de la Constitución de EU dicta: “Solamente el Congreso tendrá el poder de crear dinero y regular su valor”. No puede, ni debe ser la función de un grupo gansteril internacional.

El FED es una maquinaria que ha creado riqueza inimaginable aun para los más sofisticados financieros, emprendedores, y billonarios del mundo. Ha facilitado a una elite imperial manipular la economía mundial de acuerdo a su propia agenda, que se debe de cumplir al pie de la letra. De esa forma controla los tiempos, dicta los patrones de los negocios, afecta a todas las sociedades del mundo. Decide guerras, gobiernos, recesiones, valores de las monedas etc.

Orden ejecutiva 11110

La orden del presidente Kennedy, le daba a la Tesorería de los EU autoridad clara para emitir certificados respaldados con lingotes de plata, o los dólares de plata estándar de la Tesorería. Ello significaba que por cada onza de plata en la Tesorería, el gobierno podía introducir nuevo dinero a la circulación monetaria, respaldado por la plata almacenada en las bóvedas de la Tesorería. Como resultado, más de 4 billones de notas del gobierno de EU iniciaban su circulación en denominaciones de $2 a $5 dólares. Otras notas en denominaciones de $10 y $20, ya imprimidas por la Tesorería, nunca entrarían en circulación como consecuencia del asesinato de Kennedy.

Era obvio que el presidente Kennedy entendía que las notas del Fondo de la Reserva Federal, usadas como moneda legal, flagrantemente violaban la constitución de EU. Las notas de los EU, a diferencia de las del FED, se habían emitido sin intereses, libres de deuda, y respaldadas por las reservas de plata.

El presidente Kennedy fue asesinado el 22 de Noviembre de 1963, y las notas que él había autorizado fueron de inmediato retiradas de circulación. Sin embargo, las del FED, hasta hoy día continúan circulando como la moneda legal de la nación. De acuerdo al Servicio Secreto de EU, el 99% de la moneda papel circulando hoy día, son las notas de la Reserva Federal.

Kennedy tenía claro que, si las notas de EU respaldadas por plata fueran ampliamente circuladas, eliminarían la demanda por las notas del FED que no tenían ningún tipo de valor que las respaldara. La orden ejecutiva 11110 hubiera podido evitar que la deuda nacional de los EU (20 trillones hoy día), se colgara a las espaldas de los ciudadanos, si Johnson o cualquier otro presidente en los años siguientes al asesinato, hubieran tenido el valor de aplicar el contenido legal de la acción ejecutiva.  

Utilizando esas notas, de inmediato le hubiera dado a los EU la capacidad de repagar su deuda sin tener que acudir a un banco privado (FED), cargándole intereses y así crear “dinero nuevo”. Solo cinco meses después de la muerte de Kennedy, se dejaron de emitir los certificados de plata de la serie 1958, para luego ser totalmente eliminados de circulación. Tal pareciera que la muerte de Kennedy fue una advertencia a futuros presidentes, para que se privaran de interferir en las operaciones del banco de los Rothschild (FED), en su tarea de creación de dinero sin respaldo.

Once días antes de su asesinato, el presidente Kennedy pronunciaba las siguientes palabras: “La alta investidura de la oficina presidencial, ha sido usada para fomentar una conspiración que amenaza con  destruir la libertad de los EU, y antes de abandonar la presidencia, informaré el contenido de esta traición. Y ustedes me recordarán porque advertí contra del armamento nuclear, y contra el peligro del Fondo de la Reserva Federal”.

Es muy claro que Kennedy había retado a los poderes financieros de los EU y del mundo, escondidos en la penumbra. John Kennedy fue asesinado en Texas un 22 de Noviembre de 1963 en extrañas circunstancias. Phyllis Hall, una enfermera que participó en los desesperados esfuerzos para salvar la vida del presidente, siempre describió el evento como una “muerte por una misteriosa bala”. Una bala que solamente el ejército de EU utilizaba y que, aun después de penetrar el cráneo del presidente, permanecía intacta, para luego misteriosamente desaparecer.



No comments:

Post a Comment