Thursday, January 12, 2017

¿NOS ARGENTINIZAMOS?



REFLEXIONES LIBERTARIAS
Ricardo Valenzuela
Hace unos días el Secretario de Hacienda tuvo una de esas impulsivas reacciones que en política son tan odiadas: el gritar peligro ante la posibilidad de llevar la nave a las borrascosas aguas de la tempestad. Acosado por nuestros congresistas tipo Sodi de la Tijera para seguir gastando dinero que no tenemos y “no ser irresponsable con los pobres;” Gil Díaz afirmó que de esa forma nos enfilábamos hacía la ruta que Argentina navegó y hoy la postra en la peor crisis de su historia. De inmediato se inició la metralla de los compasivos, los opositores, demagogos y el resto del zoológico. También el Presidente procedió a recitar una lista de las variables macro tan saludables que mantenemos, por lo que no hay que preocuparnos.


Fue tal la ofensa popular infringida, que acorralado Gil Díaz, esa misma noche tuvo que llamar al adalid de la comunicación; López Dóriga, y casi pedir perdón por su temeraria declaratoria. Como siempre el conductor en su clásico estilo burlón y sarcástico al final de la llamada le pregunta: ¿Entonces Sr. Secretario, podemos dormir tranquilos esta noche? A lo cual Gil Díaz sin quedarle mucho espacio de maniobra no tuvo otra que responder; todas las noches Joaquín. Pero ahora yo afirmo como Adal Ramones; “pues no es cierto,” no debemos dormir tranquilos puesto que lo expresado por el Secretario tiene un fondo tan profundo que nuestros políticos no alcanzan a verlo.

Las variables macro como en 1993 presentan una panorámica aceptable, sin embargo, ni aun entonces resistieron los embates de la plebe y nos llevaron al holocausto que se inició en Diciembre de 1994 con la devaluación. Ahora, la situación del país es muy diferente a la de 1993. En aquellos momentos no debíamos los 600 billones de dólares que hoy nos asfixian; nos quedaban algunos bienes para remediar los males, que ya no tenemos. No contábamos con un infiltrado Congreso por cavernarios cuyo grito de batalla es “no pasa.” La economía de los EU—de la cual dependemos—iniciaba una escalada de prosperidad que sería histórica, pero que ha terminado. Japón la segunda economía del mundo, no se encontraba en agonía como lo ha estado los últimos casi 10 años.  

Entonces repito; no debemos dormir tranquilos puesto que en el ámbito mundial no hay tranquilidad. A diario aparecen los analistas, los economistas y todos los istas con sus predicciones de un cielo bellamente soleado; sin embargo, el más sabio de ellos, el mercado de bonos y valores, tiene tres años enviando señales de gran preocupación—y ese analista nunca se equivoca. Al momento de preparar este escrito, el Dow Jones cerraba a su nivel más bajo de los últimos dos años casi cayendo de la barrera de los 9,000 puntos. ¿Cuál es el mensaje que nos envía y no entendemos? ¿No le gusta se haya electo un Presidente que hablaba como libertario y actúa como populista? ¿Nos dice no querer más tours por la bella América Latina para ser recibido por la changada como Chávez? Algo nos dice y no entendemos.

El escenario mundial hoy día es muy confuso y contradictorio. Los EU eligen un libertario que cierra las fronteras al comercio y quintuplica los subsidios a la agricultura. Súper Alan finalmente le inyecta liquidez a la economía, sube el oro baja el dólar y cede la deflación. En Europa cansados de los social demócratas y su euro esclerosis, España, Italia, Francia, Inglaterra, Irlanda, y los clásicos ejemplos del “éxito del socialismo”; Los países nórdicos, sigilosamente abrazan los mercados. Rusia no es la excepción y galantemente navega sobre la ola del mercado. China con la brújula y el mapa extraídos de Japón, se afianzan cada día más promoviendo su capitalismo estatal mismo que ahora postra a los Nipones sobre sus rodillas—porque la dolorosa cruda llega no hay duda, pero los chinos eufóricos por su “exitosa invasión de los mercados mundiales;” Ignoran el sabio consejo de Hazlitt: Las consecuencias de las políticas económicas hay que verlas en el largo plazo—y a futuro lo entenderán.

¿Y América Latina? Oh la bella Latinoamérica, la Argentina boqueando por haber gastado más de lo que tenían y claro, su chivo expiatorio Cavallo ahora más odiado que Salinas. Venezuela cada día  se asemeja más al Planeta de los Simios—sin pretender ofender a los simios. En Perú la plebe ya se achangó y sale a destruir lo que encuentra a su paso. ¿Colombia? Nuevo mono pero vieja la estrategia de seguir negociando con asesinos, secuestradores y narcotraficantes al tiempo que se les entrega el país. En Nicaragua al gordito Alemán le refriegan en la cara los 2 millones de dólares de gastos personales (su luna de miel) cargados a su tarjeta de crédito federal; Ah, pero tiene inmunidad parlamentaria (licencia para robar). Sin embargo Chile rebosando de prosperidad.

 ¿Brasil? Bueno, si nos ha ofendido la referencia de Argentina, entonces podemos usar a este país carioca que sigue los mismos pasos que solicitan nuestros compasivos legisladores. Sus mercados de bonos y valores se han derretido. El real que se llegó a cotizar a uno por dólar ahora solo alcanza 30 centavos. Pero alas, el FMI al rescate con 10 billones de dólares para que los perreditas brasileños sigan su borrachera populista y no ser injustos con los pobres—pues eso le pedían a Gil Díaz nuestros tribunos. Este panorama los ha obligado a mantener intereses en la estratosfera para frenar la cascada de su moneda, y también a mantener niveles impositivos ridículos. Y eso que proporcionalmente deben menos que nosotros (80% del PIB). Por supuesto el culpable es el horroroso capitalismo y se preparan para elegir a Lula; el segundo retoño de Fidel Castro en la región.

Y la historia se repite; muera el Neoliberalismo explotador. Y ¿luego qué? ¿El regreso de los mismos que han hipotecado nuestros países? Porque eso es lo que han estado haciendo nuestros “reformadores”con sus recetas de la misma gata nada más que revolcada. Me parece que las únicas reformas en México son la cantina a dónde íbamos en Monterrey cuando estudiábamos en el Tec, la  bella avenida y el diario de Junco, y creo que hay un teatro Reforma, ah también la Reforma Agraria. El mensaje de Gil Díaz y por lo que se ofendieron nuestros “estadistas” era simplemente ese; no saquemos la misma gata para sólo llevarla a revolcar, y sobre todo, no abordemos el barco de Argentina.

Las reacciones despertadas por dicha afirmación me parecieron similares a las del alcohólico cuando alguien le dice; “tomas mucho y te vas a enfermar.” Se siente atacado, insultado y acto seguido el inmolado es el prospecto de redentor que hizo el temerario señalamiento. Lo que México necesita es la agresiva segunda ronda de reformas que inició Salinas pero nunca terminó. Las urgentes reformas que nuestro honorable Congreso no permite y el Presidente no se atreve. México requiere un programa que promueva crecimiento económico mediante la estabilidad monetaria, intereses bajos, impuestos mínimos y un comercio totalmente liberalizado. Lo que no requiere es un gabinete de porristas y ciudadanos “muy sentidos” cuando se les habla con la verdad. Señores; no matemos el mensajero sobre todo si, como Gil Díaz, habla con la verdad.. 

No comments:

Post a Comment