Monday, January 23, 2017

¿La primera guerra de la era Trump? Serbia contra el Kosovo musulmán

Por Rubén Lara

¿La primera guerra de la era Trump? Serbia contra los musulmanes de Kosovo
¿La primera guerra de la era Trump? Serbia contra los musulmanes de Kosovo
Sólo seis días antes de la inauguración de Donald Trump como presidente de Estados Unidos, un tren de Serbia tomó posiciones en la frontera con Kosovo. Fue pintado ostentosamente con el lema “Kosovo es Serbia” en varios idiomas junto con los emblemas nacionales de Serbia cristianos y ortodoxos.
El tren ha estado parado ahí desde el viernes 14 de enero. Las autoridades de seguridad kosovares están bloqueando su avance a lo largo del nuevo enlace de 213 kilometros entre Belgrado y Mitrovica, una ciudad del Kosovo musulmán en la que hay una gran población serbia.
Esto es más que un recordatorio simbólico de las brutales guerras balcánicas de la década de los 90. Dos ejércitos ya están listos para la batalla: 60.000 soldados serbios, incluyendo unidades blindadas, artillería y fuerza aérea, están en preparación para la guerra, frente a una fuerza de seguridad mucho más pequeña de Kosovo que, después de llamar a los reservistas, son alrededor de 6.000 combatientes.



El presidente de Serbia, Tomislav Nikolic golpeó los tambores de guerra esta semana cuando declaró: “Si los serbios son asesinados, enviaremos nuestro ejército a Kosovo.”

Fue hace 19 años cuando Serbia firmó un acuerdo para poner fin a su guerra con Kosovo después de que las fuerzas de la OTAN intervinieran y aviones de guerra estadounidenses bombardearan la capital serbia de Belgrado hasta su capitulación. Occidente reconoce la independencia de Kosovo, pero Rusia y China siguen considerando al país como una parte integral de Serbia.
La guerra de Kosovo fue la secuela del conflicto de 1992 a 1995 entre los cristianos de Serbia y Croacia por un lado, y los musulmanes de Bosnia, por el otro. Esta guerra fue llevada a su fin después de la intervención del presidente Bill Clinton que forzó Serbia a firmar los Acuerdos de Dayton y ceder amplias zonas de Bosnia al dominio musulmán.
En suma, la guerra de los Balcanes en la década de 1990 vio muchos horrores, pero también terminaron con el apoyo de Estados Unidos al establecimiento de enclaves musulmanes independientes en el sur de Europa. El territorio de dominio ortodoxo cristiano, que estaban bajo la influencia militar religiosa y nacional rusa se vio reducido sustancialmente.
Esta política fue perseguida sistemáticamente durante 15 años por los presidentes Clinton y Obama con el apoyo de la canciller Angela Merkel. En general se ve hoy en día como la clave que en los últimos años abrió la Europa continental a la llegada de millones de inmigrantes musulmanes y refugiados de Oriente Medio y África.
Cuatro naciones del sur de Europa, Turquía, Bosnia, Kosovo y Albania, propiciaron las llegadas con su puerta de entrada a Europa Occidental.
El tren de Serbia estacionado en la frontera de Kosovo marcó el final de la era Obama y subrayó la no aceptación por parte de Belgrado de la frontera impuesta en el último siglo a Serbia. Se espera que el tren cruce la frontera después de la toma de posesión de Trump este viernes 20 de enero. Si es atacado por las fuerzas de seguridad kosovares, el ejército serbio marchará sobre Kosovo. Y aunque no sea atacado, el ejército serbio planea marchar detrás del tren a través de la frontera, en un intento por erradicar uno de los mayores logros del presidente Clinton.
De hecho, una estatua de Bill Clinton se sitúa en el centro de la plaza principal de Pristina, en agradecimiento por la independencia que dio a los musulmanes y la liberación del dominio serbio.
Cuando se empiece a mover, el tren de Serbia planteará al nuevo presidente de Estados Unidos su primera prueba en el tratamiento de una crisis internacional en relación con la cuestión musulmana antes de que tenga la oportunidad de establecerse en el despacho oval.
Se va a encontrar en su escritorio con una nota urgente a los EE.UU. y los miembros de la Unión Europea del ministro de Exteriores de Kosovo, Enver Hoxhaj pidiendo ayuda contra la agresión serbia. Un SOS similar en 1998 trajo a una fuerza de élite de la OTAN, que consiste principalmente en unidades británicas, corriendo a Kosovo. En 2017, Kosovo puede olvidarse de la ayuda de ningún gobierno de Europa, incluso de Alemania y Francia.

Esto no es sólo acerca de la transición presidencial en Washington. Unas duras reliquias permanecen de las antiguas guerras: El 12 de junio de 1999, el presidente ruso, Boris Yeltsin apostó un contingente del ejército en el campo de aviación de Pristinia para poner freno a la toma de control de Kosovo por parte de Occidente. Ese contingente nunca fue retirado. Todavía está disponible en caso de que su sucesor, Vladimir Putin, opte por respaldar al tren de Serbia a medida que se meta en Kosovo.
Su respuesta ofrecerá una penetración importante en los entendimientos secretos alcanzados entre Trump y Putin para la colaboración en la guerra contra el terrorismo islamista y la prevención de la expansión musulmana en Europa.

No comments:

Post a Comment