Saturday, January 7, 2017

EL TEA PARTY CONTRA EL NACIONALISMO



REFLEXIONES LIBERTARIAS
Ricardo Valenzuela
 Image result for cowgirls and horses
El nuevo dinero, como es obvio, será desnacionalizado y solo controlado por los mercados. Cuando los individuos soberanos puedan ejecutar transacciones internacionales en un nuevo mundo empresarial en el que no habrá realidad física, ya no tendrán que tolerar la sucia practica de los gobiernos de destruir sus monedas a través de inflación. El control del dinero emigrará de las elegantes oficinas de los bancos centrales a las computadoras y al  mercado global. Cualquier individuo o corporación con acceso al cyberespacio, podrá fácilmente cambiar de dinero cuando tenga signos de su inmediata depreciación. Será posible entonces el llevar a cabo transacciones internacionales utilizando cualquier medio de valor.


Como el gran economista H.A. Hayek escribió: “No hay una clara distinción entre lo que es dinero y lo que no lo es. Nosotros siempre asumimos que si la hay y la ley generalmente trata también de distinguir. Hasta hoy día en lo que se refiere a los efectos de los eventos monetarios, no existe esa clara diferencia.”

            Lo que si encontramos en la economía son objetos con diferentes grados de liquidez, con valores que pueden fluctuar independientemente uno de otro, amparándose entre ellos de tal forma que funcionan como dinero. Estaremos regresando al trueque, pero ahora al trueque electrónico, mundial, sin barreras, sin controles, sin regulaciones. El dinero digital en las computadoras globales hará cada objeto de la teoría de liquidez de Hayek, mas liquido—a excepción del papel dinero de los gobiernos. El trueque moderno se hará mucho más práctico. Infinidad de bienes y servicios serán ofrecidos a cambio de otros. Estas transacciones serán publicitadas a través de la red electrónica en todo el mundo, lo cual incrementará su liquidez de forma inimaginable.

            Hayek argumentó en 1976 que el uso de dinero privado erradicaría la inflación. La obligación de recibir una moneda sin respaldo e inflacionaria en una determinada jurisdicción, argumentaba Hayek, obligará al mercado a la emisión privada de dinero para de esa forma preservar el valor del medio de intercambio. Cualquier emisor de moneda que no pudiera conservar su valor, rápidamente perdería sus clientes. La evolución del cyberdinero le da de nuevo vida a la teoría de Hayek y al desarrollo del mercado privado de dinero, pero con respaldo, a la competencia para ofrecer mejores productos, dinero más sólido, menos depreciado, mas aceptado y, como afirmara Milton Friedman, la libertad para elegir en ese escaparate de monedas.

            La era de la banca libre y respaldada con oro, estará de nuevo arribando pero ahora en el cyberespacio. Dinero privado y competitivo estará de nuevo circulando como en el siglo XIX, pero ahora en una cybereconomia. En el futuro muy cercano estaremos haciendo negocios con dinero privado y digital, y será emitido de una forma muy parecida a los cheques de viajero de American Exppress. Instituciones con mejor reputación que cualquier gobierno, como compañías mineras internacionales o corporaciones bancarias suizas, podrán crear recibos protegidos por cantidades de oro, identificados por moleculares firmas y posiblemente con hologramas. Las chequeras que todo mundo portará serán las computadoras personales que cada día las fabrican más pequeñas. Estos recibos  entonces circularán como dinero sin posibilidad alguna de que puedan ser falsificados o inflados, mucho menos devaluados. (Se acabará el deporte nacional en México; la mordida).

            Mientras todas estas ideas se cocinan en las mentes de hombres como Bill Gates, los chicos de Google, Twiter  y Facebook  con  su grupo de verdaderos revolucionarios, en México los ex-priistas, ahora disfrazados de perredistas y encabezados por el Peje, presentan su programa económico proponiendo regresar el control del Banco de México al presidente, provocar un poquito de inflación para estimular la economía, provocar de nuevo pequeños déficits como en los tiempos de Echeverría, establecer de nuevo el control de cambios y de la entrada de capitales extranjeros al país, regresar a la época del agrarismo, aumentar los impuestos a los que más producen.

Por otra parte, el presidente Peña Nieto presenta su propio plan de desarrollo que no le entiende ni su Secretario de Hacienda, puesto que lo explica diferente, claro que siempre hablando de un “ligero aumento de impuestos” para corregir los desbalances del trillado presupuesto devorado por los gobernadores. Echeverría todavía brinca exigiendo regresar al nacionalismo revolucionario, Cuauhtémoc reaparece evocando la sabiduría de su padre para salvar a México y ahogarnos en Petróleo, en Sonora norte y sur se enfrentan en la guerra del futuro, la guerra por el agua, en el DF los progresistas se levantan en armas contra el Washington Post, cuando publica su recomendación de privatizar Pemex, la empresa más corrupta del mundo, los sucesores de Fidel Velázquez se pelean por el hueso sin entender que de ahora en adelante las únicas huelgas que van a poder promover, son las de las computadoras. 

            Al inicio del tercer milenio, en México los “revolucionarios desvelados” invocan todavía al fantasma de Emiliano Zapata, truenan contra Porfirio Díaz, lloran y aplauden la nacionalización del petróleo de Tata Lázaro, la afectación del Valle del Yaqui, arremeten contra el sistema privado de ahorro de los trabajadores, piden tierra y libertad, repudian la globalización de la economía, piden la cabeza de Salinas por vende patrias, todavía mandan al exilio a los que les estorban, mientras que Bill Gates trata de que las computadoras hablen, reciban dictado, hagan traducciones, le ganen al ajedrez al campeón mundial.

Giancarlo Ibarguen inicia los planes para desarrollar ciudades libres en Guatemala con sus gobiernos privados, los chinos recibieron Hong Kong para seguir promoviendo sus mercados libres y multiplican el concepto en toda su costa del Pacifico ampliando sus zonas libres,  José Mujica reniega de sus antecedentes marxistas pidiendo capital para su país, el estado de Missouri establece una demanda contra una tribu indígena en Nuevo México porque han integrado sus juegos de azar en el internet, y eso en Missouri es ilegal, la tribu argumenta; nuestras computadoras están en Nuevo México, ahí es legal.

SEÑORES REVOLUCIONARIOS, EN EL BAILE CIRCULAR DE LA  POLÍTICA, SE LES ESTÁ ACABANDO LA MUSICA Y SE VAN A QUEDAR SIN SILLA.

No comments:

Post a Comment