Wednesday, December 21, 2016

EL CUARTO ESTABLISHMENT

REFLEXIONES LIBERTARIAS
Ricardo Valenzuela
Campfire_coffee,_Wyoming.  
Hace casi diez años viví una inusual experiencia cuyos efectos me acompañan aun ante los sopores del pasado. Por azares del destino hice un viaje a una hermosa región del sur de México, misma que porta la reputación de ser domicilio de infinidad de gentes favorecidas con poderes especiales y hasta sobrenaturales. Con mi espíritu aventurero me di a explorar el contenido de lo que me afirmaban. Fueron días de vivencias diferentes, intrigantes, y si no hubiera sucedido algo especial el día final de mi estancia—podría también describirlos como muy divertidos. 



Al estarme despidiendo de la dama que había fungido como mi anfitriona, le propongo; una mas Sra. Mary. Sonríe y acepta cuando me dice; “venga.” ¿Luis Donaldo Colosio? le pregunto. Se le descompone el rostro, cierra los ojos por unos segundos, los abre y con cierto halo de tristeza me dice: “No va a ser Presidente.” De nuevo los cierra ahora por segundos que parecían interminables, los abre ahora cuajados de lágrimas cuando me dice: “Le están preparando algo muy feo,” e irrumpe en llanto. Era la última semana del mes de Febrero de 1994; tres semanas después Colosio era asesinado.

Abandoné el bello pueblo con una mezcla de intriga, nostalgia y una inquietud difícil de explicar. En los días que estuve entre esa gente, otro de ellos llamó especialmente mi atención puesto que a diferencia de la mayoría, este hombre poseía una muy buena educación universitaria. Me divertía la forma en que narraba cómo había comprobado la existencia de extraterrestres no solo en nuestra galaxia, pero en todo el universo y la comunicación que establecía con ellos. Bromeado le decía yo que le presentaría a Steven Spilberg para que lo contratara de asesor.

Cuando el día 23 de Marzo me entero del asesinato de Colosio, literalmente casi me desmayo pues de inmediato recordé las palabras de la Sra. Mary de hacía sólo unas semanas. Durante estos últimos 9 años no hay día que no me invada ese sentimiento de ¿Qué sucedió en Tlaxcala en 1994.? Desde entonces mi actitud de mofarme de esas personas cambió radicalmente y hasta la fecha, no se que interpretación darle. Muy seguido recuerdo cuando le pregunté burlonamente a mi amigo interplanetario el porqué seres tan desarrollados e inteligentes que describía, no hacían su presencia ante nosotros.

Ante mi sarcasmo con solemne seriedad me responde: “En infinidad de planetas hay vida inteligente y los mundos en los que habitan, han sufrido muy largas transformaciones. Hay 18 niveles de desarrollo en todo este universo; Nosotros apenas hemos alcanzado el # 6. Entonces, para seres en esos niveles superiores somos como animales sin conciencia, salvajes y sobre todo muy agresivos. Imagínate transportado a la época de las cavernas y te encontraras ante un grupo de Neardentales; ¿te apersonarías con ellos?” ante lo cual yo respondía con sonora carcajada.

Pero el haber sido testigo de tantos acontecimientos en estos últimos 9 años que no les descifro la mas mínima lógica, como el mismo asesinato de Colosio y toda la cola de ese fatal huracán de 1994 que devastó el país y lo ha postrado ante la quiebra; el saber que en México hay mas de 40 millones de pobres y lo mas difícil de entender; todos esperando que el gobierno los rescate de semejante tragedia. El observar el derretimiento de Argentina, el cómo los venezolanos eligieron a un gorila analfabeto como Chávez y Ecuador los imita; Brasil voltea a Cuba para elaborar su receta; Perú de nuevo coquetea con Alan García, y Colombia es un sangriento campo de batalla.

El haber sido testigo de cómo un grupo de orates deciden suicidarse y asesinar a miles de inocentes estrellando naves en las torres de Nueva York, un obispo mexicano afirma el que los americanos merecen tal castigo, y un grupo de chicanos me amenazan de muerte cuando lo expongo—empiezo a pensar que si bien no hay otros mundos con ese nivel de desarrollo, definitivamente nosotros como humanos somos punto menos que primates.

Si fijo la mirada a un pasado más lejano veo bestias como Hitler, Stalin, Mao inmolando millones y millones de vidas inocentes. Me doy cuenta de como el mundo sucumbió ante las ideas de un filósofo frustrado como la fue Marx, construyendo la gran aberración filosófica, económica, política y social del Siglo XX, y congelar las esperanzas de la humanidad hacia la ansiada prosperidad durante cien años. Me doy cuenta que las guerras del siglo pasado costaron más de 300 millones de vidas y destruyeron riqueza que casi emula el PIB mundial, pero todavía cada año se gastan 800,000 millones de dólares en armas—empiezo a pensar que realmente somos inferiores a los Neardentales.

Me regreso al presente para darme cuenta de que los políticos mexicanos en estimación del Prof. Harrsion, durante los últimos 30 años se han robado mas de 100,000 millones de dólares de los cofres de la nación; el país  después de casi 100 años de estatismo, mercantilismo y rentismo se encuentra en la miseria pero nuestros lideres insisten en establecer la política económica de acuerdo a la sabiduría del rascapatas, las presiones de los intelectuales perredistas, el Moch, los intereses de sindicatos amafiados y empresarios estatistas.

 Luego de que nos han gritado de todos los rincones del mundo; subdesarrollo es un estado mental pero nos resistimos a cambiarlo; el PRI consigue membresía de la Internacional Socialista y el PAN parece decidido a revivir a Maximiliano, algo no embona. Algo no embona cuando cuando organizaciones como El Barzón, el Consejo General de Huelga, el Frente Francisco Villa y las ex organizaciones campesinas del PRI machete en mano, se aprestan a obligar al débil gobierno federal a renegociar el TLC en detrimento del 99% del resto de los mexicanos y regresarnos a las cavernas. 

El que el ser humano haya transitado por este planeta durante más de 10,000 años y todavía no encontremos lógica y razón para dirigir nuestros pensamientos y acciones; me dice que algo no embona. El que un país controle casi la mitad de la riqueza mundial y por ello se le condene usando la razón de la suma cero—si alguien gana, yo pierdo--no lo entiendo. El que 7 países controlen casi el 80% del PIB mundial con menos del 10% de la población, y el resto no sólo no los admire o trate de emularlos, sino los culpe de su pobreza, los odie y trate de destruirlos; no lo entiendo.


El observar las abismales diferencias entre los países ricos y pobres para luego con impotencia atestiguar cómo los destinos de esos paupérrimos se definen a base de odios y rencores; me hace pensar que tal vez esos seres extraterrestres y súper inteligentes se han adueñado del primer mundo, y nos dejan el resto para que sigamos aplicando nuestra ineptitud e ineficiencia. Para que sigamos dando rienda suelta a nuestros odios, nuestras frustraciones, al mismo tiempo que los culpamos de nuestro deplorable estado. Entonces me pregunto ¿Estaremos ante el cuarto Establishment.?  No se; pero lo que sí se es que “subdesarrollo es un estado mental,” una de las pocas cosas abundante en México.

No comments:

Post a Comment