Saturday, December 3, 2016

Cartas a la gobernadora electa (I)



“SIN LA LEY, VIVIMOS EN UNA FEROZ SELVA COMO LA QUE HEMOS SOPORTADO EN SONORA, CON POCOS CAZADORES Y MUCHAS PRESAS. ESO ES PARTE DE TU RETO QUERIDA SOBRINA.”

RICARDO VALENZUELA
Image result for CATTLE RANCHES IN COLORADO
Querida Claudia.
En primer lugar quiero felicitarte por el histórico evento que has encabezado y que te llevara a ser la primera mujer ocupando la gubernatura de nuestro estado. Todos los que portamos el apellido Torres, nos sentimos realmente orgullosos de tu desempeño y estamos seguros cumplirás cabalmente con tu grave responsabilidad.
Sin embargo, no todo es horizonte azul lo que te espera en tu nueva tarea. Encontrarás un gobierno saqueado y destruido soportando la pesada e insostenible carga del endeudamiento irresponsable. Encontrarás un estado agraviado y dividido, un estado en el cual la ley se ha pervertido, un estado que ha perdido la reputación que construyeran sonorenses ilustres como Obregón, Calles, de la Huerta, Abelardo Rodríguez. Guerreros como los generales Topete, Benjamín Hill, Ignacio Pesquería.




Esa reputación del sonorense valiente, rebelde que se vino a consolidar con el movimiento encabezado por el Gral. Obregón plasmado en el Plan de Agua Prieta, que marcara la rebelión sonorense en contra de Venustiano Carranza. El autor intelectual de ese plan rebelde sería otro distinguido sonorense, Gilberto Valenzuela, abogado, brillante jurista y un hombre que, como lo definiera en su libro González Alpuche; "Una vida dedicada al principio de la legalidad."
Te invito a conocer el pensamiento de Gilberto Valenzuela y la forma en la que él, siempre y ante todo, invocaba la supremacía del estado de derecho, ese inexistente estado que en Sonora ha sido pisoteado durante años. Y escúchame Claudia, en una región donde no existe el estado de derecho, es una región condenada al naufragio en manos de los delincuentes como ha sucedido los últimos seis años.
Gilberto Valenzuela a su retiro como ministro de la Suprema Corte de Justicia de la nación en 1961, escribió: “Tengo para mí que el cumplimiento estricto del deber, dentro de los cánones del honor, de la moral y de la ley, debe ser para siempre una religión para las almas puras. Devoto fiel de este postulado de profunda filosofía y ética sana, no he vacilado en actuar, en todas las situaciones de la vida, de acuerdo exclusivamente con mis criterios, mis convicciones y mi conciencia, sin preocuparme de si, al proceder de esta manera, voy hacia el triunfo o hacia la derrota. El hombre no está obligado a triunfar siempre, pero sí a ser leal, ante todo y sobre todo, con sus convicciones y con su conciencia.”
“Yo he hecho de mi vida una lucha tenaz y sostenida; por la creación en México de un medio jurídico, de un estado de derecho en donde las autoridades actúen siempre de acuerdo a las facultades y atribuciones que les confiere la ley, y cumplan rectamente las obligaciones que la misma ley les impone; un medio jurídico en el que se armonicen debidamente el mantenimiento del orden con el ejercicio de la libertad individual en todas sus manifestaciones; un medio jurídico regido estrictamente por la justicia. Precisa recordar a los agitadores que entre las naciones, como entre los individuos, el respeto al derecho ajeno es la paz.”
Sonora necesita la ley. El estado de derecho.
La ley es generada por los hombres. Pero la ley no puede existir sin la aprobación y apoyo de una fuerza preponderante, debe finalmente ponerse esta fuerza en manos de quienes legislan. Este fenómeno, combinado con la tendencia fatal que existe en el corazón del hombre, explica la perversión de la ley. Es fácil concebir que la ley, en lugar de ser un control contra la injusticia, se convierte en su instrumento más opresivo.
Es fácil concebir que, haciendo uso de su poder, el legislador destruya y sustituya, para su propio beneficio, la independencia personal por la esclavitud, la libertad por la opresión y la propiedad por el saqueo.
Está en la naturaleza de los hombres rebelarse contra la injusticia. Por tanto, cuando el saqueo lo organiza la misma ley en beneficio de los que lo perpetran, todas las clases saqueadas pretenden, de alguna forma, sumarse a la promulgación de las leyes mediante medios pacíficos o violentos. Estas clases, de acuerdo con el grado de ilustración, pueden proponerse dos fines muy diferentes cuando intentan así alcanzar sus derechos políticos: pueden desear poner fin al saqueo legal, o tomar parte en el mismo.
¡Ay de la nación en la que este último pensamiento prevalezca entre las masas en el momento en que, a su tiempo, se apropien del poder legislativo!
Una sociedad libre y próspera se debe de basar en algo neurálgico; la ley. Hace más de 150 años el gran pensador liberal Federico Bastiat escribió: “Cuando la ley se ha pervertido, cuando los poderes policíacos del Estado se han pervertido por igual, entonces la ley no sólo se torna en contra de su propósito supremo sino que sigue el rumbo totalmente opuesto. La ley se convierte en un arma para proteger la voracidad y el abuso. En lugar de luchar contra el crimen, la ley se convierte en lo diabólico que debe de combatir.”
La ley en Sonora ha sido el instrumento para oprimir, para venganzas personales y la causa principal de nuestro atraso. Ha llegado a ser el marco de protección para los delincuentes y, sobre todo, para cubrir las fétidas huellas de quienes han saqueado al Estado. Ha sido el instrumento para acosar y oprimir a los ciudadanos que se atreven a cuestionar el festín de los asaltantes. Claudia, los sonorenses no confían en la ley. Mientras no se resuelvan asuntos como el de la guardería ABC, mientras no se castigue a quienes saquearon el estado y también a sus socios y testaferros, la gente no confiará en la ley ni en el gobierno y tu función pasará de ser grave, a casi imposible.
La ley en nuestro estado ha sido solo un instrumento de abusos. Ha actuado en la dirección opuesta de su propósito. Ha sido usada para destruir el objetivo para lo cual fue establecida: Ha sido usada para pisotear la justicia que debe promover; para limitar y destruir derechos que debe mantener. La ley dispone de la fuerza y la usa para apoyar a hombres sin escrúpulos cuando intentan explotar a otros, agredir sus libertades y sus propiedades. Ha convertido el despojo en un derecho. Ha convertido la defensa legal en un crimen para así castigar ese derecho de defendernos. La ley en Sonora ha sido el instrumento para oprimir, para venganzas personales y la causa de nuestro subdesarrollo.
Al momento de tomar las riendas del estado, te debes abocar con urgencia al entorno más importante que debe darle vida a este concepto y en estos momentos es la fosa séptica; nuestro sistema judicial. Debes de establecer como su objetivo supremo el crear un sistema judicial profesional, limpio e "independiente".
Ley debe ser justicia. Y sobre el reino de la justicia, sobre el reino del derecho, de la libertad, seguridad y responsabilidad—es como cada persona podrá obtener lo que realmente merece y lograr su dignidad. Y solamente así es que los seres humanos podremos lograr  ese ordenado, justo y pacifico progreso. Sin la ley, vivimos en una feroz selva como la que hemos soportado en Sonora, con pocos cazadores y muchas presas. Eso es parte de tu reto querida sobrina
Post a Comment